¿Quiero SER mi Propio Jefe?

Wow. Yo quiero lograr ese sueño a como dé lugar. ¿Me acompañas?

Bien, ya somos dos. Es decir, no estamos locos.

Pero, hay que invitar a más, ¿Te parece?

A ver, gritemos a viva voz, ¿Cuántos más levantan la mano y se ponen de pie para ser su propio jefe?

Wow. Nadie nos escucha. Pero, se oye murmullos de indiferencia.

Mejor, platiquemos de tú a yo. De corazón a corazón. De mirada a mirada. Y de horizonte a horizonte podemos llegar más lejos. Porque tenemos derecho a ser lo que soñamos. Grandes muy grandes, como luminarias de una noche oscura llena de conformismo, pasividad, monotonía,  mediocridad…

Pero, espera. Vuelvo a preguntarte ¿Estás seguro que quieres ser tu propio jefe?

SER mi Propio Jefe

Gracias. Gracias por leerme. Respiremos. Cierra tus ojos. Estírate y eleva tus manos al cielo. ¿Puedes tocarlo…?

Bien, abre tus ojos y entremos en materia.

Sólo tú eres dueño de ti mismo. Conoces tus límites y tus anchas de acción. Nadie puede enmendar por ti lo que puedes dar sin medida.

Entonces, por un momento echa una mira hacia su corazón, hacia ese ser olvidado que tienes dentro y pregúntate. ¿Quién soy? ¿Soy esta persona de carne y hueso; este ojeroso que vive lamentándose de sus infortunios; este ser que piensa, siente y hace sus cosas sin medir consecuencias? O ¿Soy un ser que trasciende por sus acciones. Un hombre que pude dejar una historia para sus congéneres. Un ejemplo que siembra amor y paz para lograr lo que se sueña y anhela en la vida?

Eso y mucho más eres, estoy seguro.

Yo sé que obras el bien escribiendo, aconsejando, haciendo las cosas, aportando soluciones, siendo motor de tu familia… y claro tienes algunos errores como yo lo tengo, quizás en más grado que tú. Pero no importa eso. El hombre es grande por sus virtudes no por los errores ni problemas que le abruman.

O quizás, estás cansando de tantos años de trabajo para terceras personas que nunca han reconocido tu verdadero potencial ni te han dado el sitial que mereces. O piensas que en el lugar donde estas no te permite aprender ni dar más de lo que quieres dar… entonces decídete a ser tu propio jefe.

O en el mejor de los casos no tienes ninguna profesión y simplemente crees que eres algo insignificante, pues te reto a descubrir tu potencial interior. Porque cada ser humano sobre la tierra tiene dones y esos dones quizás puedes ser: cantar, pintar, escribir, construir, emprender, hablar, aconsejar… si te das cuenta todos tenemos una historia y hay que contarla. Porque es la mejor enseñanza que podemos dar a los demás.

Ahora, si ya descubrimos que eres un ser especial, único y hacedor de tu vida.

Entonces, ¿Por qué depender de los demás para ser feliz y lograr la comodidad que quieres para ti y tu familia?

Yo te reto, a ser más de lo que eres. Porque tienes todas las de ganar en esta vida. Es cuestión de poner la primera piedra donde edificarás el castillo soñado. Recuerda, que así se han construido los grandes imperios de las antiguas civilizaciones, así nos enseñaron, así nos dicen sus libros, así nos dice su leguaje escondido en cada piedra… ¿Y por qué no seguir su ejemplo?

Tú puedes ser tu propio jefe, ser dueño de tu tiempo, de tu vida, de tus acciones… adelante.

Las puertas del cielo están abiertas para todos, sino preguntemos al arcoíris que nos abre de par en par el misterio de los colores de la belleza y de nuestra existencia.

Vamos, adelante emprendedor…!

Esta es la vía para encontrarnos ¡Ser nuestros propios jefes!

¿Quieres que transitemos juntos el camino de ser jefes? Entonces, da clic aquí.

Visíteme: Afiliado Líder

Twitter: @liderexito1


Artículo escrito por José Vásquez

Soy un emprendedor del Internet de tiempo completo. Me especializo en el marketing de afiliados y en formar personas interesadas en promover y emprender el marketing de afiliados por Internet. Mi meta principal es despertar un mínimo de 3 mil emprendedores en un periodo de 2 años. Puedes encontrar más de mí en afiliadolider.com.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.