[Reflexión] Primavera

Los días ya nos parecen más largos.
El sol nos deja jugar un poquito más por la tarde.
Escuchamos cantar a los pájaros desde muy temprano en la mañana.
¡qué lindo es poder escuchar el canto del Ruiseñor…¡

Las flores, ¡sí!  Las flores están mostrando sus más bellos colores…
¿Qué está sucediendo entonces? Amigos, la primavera está haciendo su entrada.
¡Qué hermosa es la primavera!, ¿verdad?

La primavera como el resto de las estaciones tiene un único Creador y ese es Dios.
Dios no solo ha creado esta bella estación del año para que la disfrutemos sino todo
lo que vemos en la naturaleza.
La Biblia nos dice que: Dios creó todo lo que hay en
el cielo y en la tierra, lo que puede verse y lo que no se puede ver.  Los hermosos
pájaros y las palomas, pero también las flores y todos los árboles frutales, los peces en el mar, Dios los creo…
Pero alguna vez te pusiste a pensar qué Dios también fue quien te creo a ti mismo. Tus ojos, tu cabello, todo tu cuerpo, tu corazón y sus latidos, todo fue creado por Dios y lo hizo de una manera especial.

Pero aunque Dios te creo especial, a veces ni te acurdas de eso o simplemente ignora que nadie te lo había dicho. Como tal vez nadie te dijo que a Dios no le agrada que hagamos cosas malas, como mentir, desobedecer  o tener pensamientos malos y que todas esas actitudes nos separan  de Dios.

Pero  no te desanime, y menos en días primaverales. Dios tiene para ti una hermosa noticia y es que Jesús, Su Hijo  quiere ser la persona que te lleve a  disfrutar  de la amistad con Dios, y no solo en esta primavera sino en toda tu vida; Por Toda la eternidad.

La Biblia nos muestra estas palabras de Jesús: -Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mi. San juan 14;06.

Lo que tenéis que hacer es creer y aceptar en tu corazón a estas palabras de Jesús.
Si lo crees, ahora mismo debes decírselo: “Querido Dios acepto a Jesús en mi corazón porque creo que es el único camino que me lleva a Dios. Amén”. ¡Qué así sea!

Ahora que hiciste esta oración eres un hijo de Dios, el libro de Dios, la Biblia dice:

“Mas a todos los que le recibieron a los que creen en su nombre, les dio el potestad de ser llamados hijos de Dios”. San Juan 1;12

Vamos corre a contárselo a tu prójimo, a tus amigos el cambio que Jesús ha hecho en ti… en mi también!


Artículo escrito por Juan Carela

Juan Carela: realizo un máster en matemática, un postgrado en estadística, probabilidad y análisis caótico… Curso estudio de comunicación social, escribe en diferente foro sobre bario tópico… Se dedica a la finanza, préstamo hipotecario, inversiones en la Bolsa, Forex, Commodities, Acciones etc. Para recibir articulo bursátil saverinvertir@gmail.com Para comunicarse con Juan Carela : Escribir a saverinvertir@gmail.com & telefonomilvio@gmail.com Saber invertir.com https://millonarioenlaweb.blogspot.com/

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

2 Comentarios en este artículo
  1. Cristian Reply

    Que gran verdad! Dios bendiga la vida de cada uno y sepan que Dios quiere que te vaya bien en TODAS las áreas de tu vida.

    Éxitos !

    Cristian

  2. milvio Reply

    Un carpintero ya entrado en años estaba listo para retirarse. Le dijo a su
    Jefe de sus planes de dejar el trabajo de la construcción para llevar una vida más placentera con suesposa y disfrutar de su familia.
    Él iba a extrañar su cheque mensual, pero
    necesitaba retirarse.
    Ellos superarían esta etapa de alguna manera. El Jefe
    … sentía ver que su buen empleado dejaba la compañía y le pidió que si podría
    construir una sola casa más, como un favor personal. El carpintero accedió,
    pero se veía
    fácilmente que no estaba poniendo el corazón en su trabajo. Utilizaba
    materiales de inferior calidad y el trabajo era deficiente. Era una
    desafortunada manera de terminar su carrera.
    Cuando el carpintero terminó su trabajo y su Jefe fue a inspeccionar la
    casa, el Jefe le extendió al carpintero, las llaves de la puerta principal.
    “Esta es tu casa,” – dijo, “es mi regalo para ti.”

    Que tragedia! Qué pena! Si solamente el carpintero hubiera sabido que estaba
    construyendo su propia casa, la hubiera hecho de manera totalmente
    diferente. Ahora tendría que vivir en la casa que construyó “no muy bien”
    que digamos! Así que está en nosotros.
    Construimos nuestras vidas de
    manera distraída, reaccionando cuando deberíamos actuar, dispuestos a poner
    en ello menos que lo mejor. En puntos importantes, no ponemos lo mejor de
    nosotros en nuestro trabajo. Entonces con pena vemos la situación que hemos
    creado y encontramos que estamos viviendo en la casa que
    hemos construido. Si lo hubiéramos sabido antes, la habríamos hecho
    diferente.

    Piensa como si fueras el carpintero. Piensa en su morada eterna. Cada día
    clavamos un clavo, levantamos una pared o edificamos un techo. Construyan
    con sabiduría. Es la única vida que
    podrás construir. Inclusive si solo la viven por un día más, ese día merece
    ser vivido con gracia y dignidad.
    La placa en la pared dice;
    “La Vida Es Un Proyecto de Hágalo-Usted-Mismo”.

    Nuestra estadía en este mundo, es la construcción de nuestra casa en el
    cielo…¿Cómo la estás construyendo?

    Colosenses 3:23-24 “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.¨Ver más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.