Saltar al contenido

Ruta del emprendimiento social 2021: Creatividad frente a la pandemia

el 3 mayo 2021

El año 2021 abrió una ventana de oportunidades para los entusiastas del emprendimiento social. Tras un año caótico, la pandemia por la COVID-19 ha dado lugar a un consumidor más consciente de las necesidades de su entorno y con ello ha crecido la demanda de iniciativas que aporten soluciones a los problemas más acuciantes de la sociedad, como, por ejemplo, propuestas en el sector salud tan demandado en estos tiempos.

Con la nueva normalidad se revalorizó el papel de los emprendimientos sociales, aquellos proyectos de negocio que se caracterizan por un elevado nivel de compromiso con las causas colectivas y medioambientales.

La creciente digitalización y el auge de las redes sociales también contribuyen a configurar ese ambiente favorable a los emprendedores tanto sociales como generales, al poner a su disposición canales masivos y accesibles para difundir sus ideas y proyectos.

Así que si tienes en mente una idea innovadora que pueda ayudar a resolver una carencia de tu comunidad, es el momento de activar al máximo tu creatividad y poner manos a la obra.

Emprendimiento social

¿Qué es el emprendimiento social?

El emprendimiento social es un modelo de negocio que se enfoca en solventar carencias en un sector determinado mediante su transformación.

El modelo tiene como fin la creación de capital social y su éxito no se mide exclusivamente por la generación de beneficio económico. Este aspecto lo diferencia de las empresas tradicionales.

Además se distingue de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y de las asociaciones sin fines de lucro en que su objetivo de cambio social es la base del negocio.

El emprendedor social cumple a su vez un papel divulgativo de la solución que propone, a fin de persuadir a los potenciales beneficiarios para que sean parte del cambio y la solución.

En definitiva, el secreto de su éxito está en saber equilibrar la ganancia económica, la responsabilidad social y el compromiso con el medio ambiente.

Antecedentes del emprendedurismo social

El término emprendedor social no es nuevo, aunque su uso se ha repotenciado este último año.  Comenzó a ser utilizado por la organización Ashoka, fundada por el estadounidense Bill Drayton en la década de los 70. Desde sus inicios, apoya a emprendedores de todo el mundo que buscan impactar con iniciativas innovadoras.

Hoy en día es una comunidad de más de 3.000 emprendedores que desarrollan proyectos de transformación social. Por su labor, Drayton ha sido reconocido con distintos premios, entre ellos el Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional en 2011.

Otro gran promotor del emprendimiento social es el bangladesí Muhammad Yunus, mejor conocido como el banquero de los pobres. Fundó en 1976 su Banco Grameen, que otorga microcréditos a personas de escasos recursos para que concreten actividades económicas independientes y creativas. Entre otros premios, ha recibido el Simón Bolívar de la UNESCO en 1996, el Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998 y el Nobel de la Paz en 2006.

Características de los emprendimientos sociales

Entre las características más destacadas de los emprendimientos sociales podemos mencionar las siguientes:

  • Su objetivo principal es el cambio social y la creación de valor para la sociedad
  • Solucionan los problemas sociales o medioambientales de manera innovadora
  • Reinvierten la mayor parte de los beneficios en promover y alcanzar el objetivo social
  • Emplean para establecerse métodos propios del ámbito comercial o empresarial, como el marketing, la publicidad y las ventas
  • Brindan en general empleos y oportunidades de crecimiento profesional a personas con discapacidad o que sufren algún tipo de exclusión
  • Ofrecen sus productos y servicios a través de tiendas físicas o virtuales, de forma similar a como lo hacen las empresas comerciales tradicionales

Tendencias de emprendimiento social en 2021

El portal Merca2.0 identifica algunas de las tendencias que pueden servir de inspiración para tu emprendimiento social en este año 2021:

  • SALUD. Uno de los sectores que más ha crecido este último año y en el que más se invierte. La COVID-19 ha incrementado las dificultades para el acceso de la población a la atención médica y la mayoría de los gobiernos se encuentran en aprietos para cubrir sus necesidades de salud. Cualquier producto o servicio que promueva el acceso del paciente a cuidado médico oportuno y de calidad impactará positivamente en la respuesta a una de las mayores demandas de la humanidad durante 2021.
  • DIGITALIZACIÓN. La pandemia ha consolidado fórmulas de trabajo remotas, eventos virtuales, reuniones online y, en definitiva, ha confirmado que la digitalización llegó para quedarse. Un amplio sector de la sociedad se está quedando fuera de la ola por no estar digitalizado. Emprendimientos que brinden los recursos para acceder al mundo online pueden ser de gran impacto.
  • INNOVACIÓN. Esta estrategia de negocio se basa en la colaboración entre corporaciones y emprendedores. Aquí la ganancia es mutua, las grandes corporaciones ganan agilidad y los emprendimientos recursos. Cualquier emprendedor audaz puede identificar las grandes corporaciones y su propósito y evaluar si cuenta con alguna tecnología o solución innovadora que sea  atractiva para el cumplimiento de la finalidad de ambos, con beneficio para la sociedad.
  • EDUCACIÓN. Ante las altas tasas de desempleo generadas por la crisis sanitaria, el emprendimiento se convierte en una necesidad social para salir adelante como individuos y país. Hoy el emprendedor tiene una fuerte necesidad de desarrollar habilidades empresariales y conocer diversas metodologías para poder gestionar su negocio y aprovechar las diversas oportunidades que existen en el mercado. Apoyar en el desarrollo de habilidades y proveer de información, asesoría y herramientas para que alcancen sus logros empresariales, es de suma importancia.
  • EQUIDAD DE GÉNERO. La pandemia ha puesto una carga adicional sobre las mujeres, que en innumerables casos han debido dejar sus empleos para atender los retos domésticos y económicos. Ajustar el mundo laboral para apoyar al talento femenino de las organizaciones y aquellas que son emprendedoras, es una necesidad real e inmediata de la sociedad.

Vías de financiamiento de las empresas sociales

En sus inicios los emprendedores sociales suelen contar con la ayuda financiera de su familia y amigos. Quizás sumen a esos aportes la liquidación que les corresponda por cerrar una relación laboral tradicional para lanzarse a la aventura de crear su negocio propio. Al mismo tiempo pueden tocar puertas en organismos gubernamentales y organizaciones internacionales.

Otra forma efectiva de financiamiento la ofrecen las plataformas de crowdfounding, que cumplen una doble función: además de facilitar la recaudación de fondos les permiten establecer una red de contactos útil para la promoción publicitaria.

Existen plataformas especializadas en el financiamiento de emprendimientos sociales. Globalgiving, Verkami, Indiegogo, Ideame y Goteo son alguna de las más reconocidas a escala global y regional.

También puede resultar útil  presentarse a concursos o premios, que igualmente sirven para dar a conocer a la empresa, por supuesto, tanto mejor si obtienen la recompensa.

Ocho ejemplos inspiradores de emprendimientos sociales

1. Algramo

Iniciativa chilena que impulsa la distribución en zonas populares de dispensadores de productos de primera necesidad como azúcar, detergente y granos, de forma que el consumidor pueda pagar un precio al por mayor, es decir, sin los costos adicionales del reempaque, transporte y branding. También utiliza envases reusables, lo que contribuye a reducir la contaminación causada por bolsas plásticas y otros recipientes de un solo uso.

2. Bi Abejas

Emprendimiento agrícola colombiano que persigue la conservación y producción responsable de miel de abeja y otros productos relacionados. Además, se esfuerza por asegurar la comercialización justa de la miel y los mejores beneficios para los productores del campo.

3. L’Olivera

Cooperativa española que desde el 1974 busca la integración social a través de la producción ecológica de vinos y aceites. Emplea personas con discapacidades psíquicas y garantiza, con la producción de sus vinos y aceites, un uso adecuado del medioambiente. También cuenta con una residencia y un servicio de terapia ocupacional.

4. Adalab

El objetivo principal de este emprendimiento social es la inclusión de las mujeres en el sector tecnológico. Para ello, capacitan a mujeres con problemas de empleabilidad en materias como programación, las acompañan en su desarrollo profesional y facilitan su inserción laboral.

5. Specialisterne

Proyecto que funciona en Dinamarca, España, Suiza, Escocia e Islandia. Fomenta la inclusión laboral de personas con autismo a través de labores centradas en el sector informático. La idea es aprovechar su alto poder de concentración y pasión por el detalle; se les brinda, además, la asesoría de profesionales en caso de padecer dificultades sociales o comunicativas.

6. Fábrica Social

Empresa mexicana enfocada en impartir talleres y proporcionar herramientas de diseño a mujeres artesanas en México, además de impulsar la construcción y el crecimiento de un mercado equitativo y justo. Actualmente cuenta con tres tiendas físicas en Ciudad de México, comercializa en línea y tiene distintos puntos de venta que llevan sus creaciones alrededor de la república y al extranjero

7. Leather Heart

Leather Heart es una empresa venezolana que nació con la idea de cero desperdicios de ropa que usan en sus peluches: Ela, Pepe y Pancho. Su método consiste en utilizar las telas que los fabricantes pudieran desechar por ser sobras de producción. Leather Heart, las compra, acepta donaciones e incluso, crea peluches únicos con ropa de clientes, si así lo piden.  Usan el concepto one for one, con cada peluche comprado, se le obsequia otro igual a un niño de bajos recursos.

8. TOMS Shoes

Su método de negocio también es one for one al comprar un par de zapatos se dona otro a personas necesitadas. Desde su creación, la empresa ha donado más de 50 millones de pares de zapatos en 70 países. Además en  2011 lanzó la línea TOMS Eyewear y desde entonces ha provisto de anteojos, tratamientos y asistencia médica en 13 países a más de 360.000  personas.

Proyectos que mueven el mundo

En definitiva, el emprendimiento social es un movimiento que se propone aportar soluciones prácticas y novedosas para mover el mundo.

Bastan altas dosis de  compromiso y voluntad para poner a marchar proyectos que generen cambios y beneficios a las comunidades, con respeto por el medio ambiente.

¿Te animas a poner tu grano de arena para transformar tu entorno?

Con información de Merca 2.0, EUDE Business School, RockContent, SociaLab.

Acerca del autor: Este artículo fue escrito por Amarelis Vásquez.

Artículos Recomendados:

Escrito por

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.