¿Seducir tú solo a Google o Contratar un SEO? – Mi experiencia para conseguir los primeros puestos

Si tienes un proyecto en Internet (sobre todo si se trata de un blog) y ya te has planteado esta pregunta, ¡bien por ti! Y es que hoy en día el que no tiene en cuenta una estrategia SEO para su negocio después de crear su página web, no va a llegar muy lejos.

En este post voy a compartir contigo mi experiencia personal de una forma muy sincera, desde el punto de vista de alguien que comenzó desde cero y sin ningún conocimiento de marketing.

Recorrí un camino complicado hasta llegar a posicionar mi primer proyecto, sobre todo porque teniendo una competencia enorme en mi nicho de mercado, todo esfuerzo se hacía poco.

Imagínate, se trataba de una imprenta online, ¡las hay a patadas! Con lo que era una tarea compleja que requería de mucho tiempo y dedicación.

Pero fue un camino que se me hizo más sencillo porque lo anduve acompañada de mis dos hermanos. Juntos, y tras fracasar estrepitosamente con nuestro negocio físico, decidimos emprender online con aquel proyecto y lanzarnos a la aventura de los negocios digitales.

SEO

¿Cómo logré comprender de verdad lo que era el SEO?

Vayamos por partes. Para situarte en la historia de mi emprendimiento te pongo en antecedentes de una forma rápida.

Mi hermano me contrató para su negocio informático y publicitario (pese a que yo en aquellos entonces era una negada con la tecnología) y tras unos años de buenos resultados, vivimos una bancarrota.

Así que decidimos trasladarlo a Internet que es donde parecía estar el dinero. No fue fácil pero teníamos que intentar salvar la empresa a toda costa. De esto hace ya unos 7 años…

¿Cómo salimos de aquella crisis económica?, ¿Qué tuvimos que hacer para que fuera posible? Aprender marketing online desde cero invirtiendo el tiempo que nos sobraba (que era bastante ya que cada vez había menos clientes).

Nuestra hermana nos acompañó en aquella aventura, ya que contábamos con pocos recursos y sus conocimientos en publicidad nos venían de fábula. Así que juntos, en aquella pequeña tienda, comenzó nuestra peripecia.

Después de varios meses estudiando y para comprender lo que era el SEO, mi hermano me puso una buena metáfora desde el principio. Así pude entenderlo mejor:

“Piensa en nuestra tienda, estamos en el centro de un pequeño pueblo por el que pasan 50 personas al día. Ese sería nuestro tráfico web sin tener un buen posicionamiento SEO. Pocas visitas, poco dinero. Ahora imagínate esta tienda en pleno centro de una gran ciudad, con un tráfico de miles de personas al día. Muchas visitas, más posibilidad de generar dinero. Eso ocurriría con nuestra tienda online si lográramos posicionarla en los primeros puestos de Google”

Ese fue el comienzo de mi comprensión del asunto, el trasladar nuestra tienda online (posicionarla mejor) sería una acción SEO para conseguir ese tráfico tan necesario para nuestra web…

Nuestra tienda física no la trasladamos a ningún lado, tan solo la cerramos. Y seguimos en internet con gran motivación.

Pero había mucho por hacer, demasiadas acciones que poner en marcha y que al final, también influirían en tener mejor posicionamiento con nuestro proyecto.

Tuvimos que preparar nuestra web para la venta, es decir, darle usabilidad y hacerla eficaz (entre otras cosas, para que convirtiera usuarios en clientes). Además de incluir un blog y aprender lo necesario para generar contenido de calidad.

Esto no es sencillo, se necesita mucho tiempo y estudio para lograr unir todas las piezas de un puzle que debe encajar a la perfección.

Lo que tengo claro con los años de experiencia vividos con mis proyectos online, es que el factor tiempo es crucial, ¡es lo más importante! Si lo tienes y además puedes (y quieres) invertirlo en conocimientos SEO, tendrás mucho camino recorrido.

En nuestro caso, y como nos sobraba a patadas, en algo menos de un año ya estábamos rankeando con nuestra imprenta online, consiguiendo cada vez mejores resultados económicos cuanto más nos aproximábamos a los primeros resultados de Google.

Aprendí lo que significaba el posicionamiento SEO a base del método prueba-error, al igual que todas las técnicas necesarias para poder mantener ese primer puesto en el buscador, cosa que ahora verás que no es tan sencilla como parece.

¿Cuáles son los “Básicos” del SEO?

Lejos de aquella explicación tan básica (pero significativa) que usó mi hermano para que yo pudiera entenderlo al principio, compartiré contigo varios puntos algo más técnicos que son muy importantes.

Como ya sabrás, el posicionamiento SEO es una técnica de marketing online que te va a permitir atraer visitas a tu blog o página web y conseguir estar entre los primeros puestos en Google.

Entre otras, las acciones SEO básicas para tu proyecto deberían ser:

  • Procurar que tu web sea fácil de usar, es decir, que cuando el usuario navegue por ella, llegue rápido y sin esfuerzo al contenido que busca.
  • Mejorar la velocidad de carga de tu página todo lo posible.
  • Enfocar tu contenido correctamente, siempre orientado a las búsquedas del usuario y aportando valor.
  • Evitar escribir contenido duplicado en tu página.
  • Usar las llamadas de atención correctas para dirigir al visitante dentro de tu web.
  • Prestar especial atención a los títulos de tus páginas y post, así como a las descripciones, para que sean más atractivas.
  • Usar correctamente las palabras clave para llegar mejor al usuario.
  • Usar correctamente las categorías y las etiquetas que usas.
  • Elegir y optimizar adecuadamente las imágenes que incluyas en tu web.
  • Cuidar y emplear correctamente los links (enlaces) que utilizas, ya sean dentro de tu página web o externos.

Y un largo etcétera…

Además, el SEO es algo muy cambiante, debes estar constantemente al día.

En cuanto a tu contenido, es necesario mantenerlo actualizado a menudo. Así como tener en cuenta que una buena estrategia SEO también es tu propia experiencia vivida.  Tu capacidad de transmitir con la suficiente intensidad (y atractivo) aquellas cosas que has vivido de forma personal y que por supuesto, estén enlazadas de alguna manera con lo que ofreces en tu web.

Enamorar con tu contenido a Google sin traicionarte a ti mismo

Hay dos puntos claves para la creación de contenido en tu blog: La pasión y el factor tiempo.

Seamos francos. Si no sentimos interés sincero por algo, no podremos escribir sobre ello. Quizás al principio sí, pero es algo muy cansado. No durarás mucho con buenos ánimos para hablar de algo que no te gusta, piénsalo. Día a tras día, artículo tras artículo…

Cuesta mucho trabajo mantener algo que no te apasiona de verdad y sobre todo, cuesta un triunfo estar actualizado. Mi experiencia al escribir en una imprenta online fue bastante desastrosa. No me llamaba demasiado la atención hablar de calidades de tarjetas de visita, de formatos o de tipos de folletos publicitarios.

¡Qué poco apetecible, qué pereza! Yo no digo que a otras personas no les parezca interesante la publicidad y la impresión digital, de eso se trata, de si te apetece escribir de ello o no… En mi caso, no me sentía realizada hablando de todo eso, casi lo podría tachar de traición a mí misma…

Por otro lado, tampoco podrás dar contenido de calidad si no tienes tiempo para escribir ni para realizar acciones SEO.

Supongamos que eres abogado, tienes un pequeño despacho y mucho trabajo que afrontar tú solo. ¿Cómo sacarás tiempo para posicionar tu negocio en los primeros puestos?

Quizás de ahí vengan refranes como “zapatero a tus zapatos” o “el que mucho abarca poco aprieta”…

En fin, que para que tu proyecto mantenga el posicionamiento constante debes alimentarle de un buen contenido y de todas las acciones SEO que te he mencionado (y más…) Esto, si tienes mucha competencia en tu nicho de mercado, claro está.

¿Es buena idea contar con un redactor SEO para posicionarte?

Con todo lo que acabas de leer quizás ya tengas claro qué hacer con tu proyecto online. Es posible que te hayas ilusionado y que incluso, encuentres sugerente el tema del posicionamiento.

Aunque a lo mejor te has liado más aún y se te estén quitando las ganas de llevarlo tú sólito porque tengas muchas más dudas. Eso tampoco estaría mal, porque es algo que hay que meditar tranquilamente y no tomarlo a la ligera…

En mi caso, estoy feliz de poder ser autosuficiente en este aspecto porque afortunadamente aquella imprenta online la cerramos y buscamos otros proyectos que conectaran más con nuestras pasiones. Compartimos uno en común, enfocado a emprendedores digitales (siemprendes.com) y por otro lado, cada hermano siguió su camino con proyectos muy distintos.

Mi proyecto personal tiene que ver con el mundo de literatura y exige mucho de mí, aunque claro, me parece tan fascinante y me apasiona tantísimo, que no me importa dedicarle horas y horas. Lo haría aunque no me rentara ni un céntimo.

Posicionar un blog que te hace olvidar el tiempo y el espacio es gratificante, aunque no quiero decir con esto que no conlleve esfuerzo.

Hay que tenerlo muy  claro, saber “dónde te estás metiendo”…

Con lo que para terminar, te invito a que reflexiones un poquito acerca de esto. Porque, ¿qué puedes hacer tú  si no dispones de tiempo material? ¿dejar de tener vida? ¿usar tu tiempo libre necesario para desconectar para poder planificar una buena estrategia SEO? ¿plagiar contenido, mentir o dar contenido de poca calidad?

Bajo mi punto de vista, si tienes tiempo de sobra es interesante contemplar la opción de investigar por tu cuenta y adquirir todos los conocimientos que te sean posible. Es un proceso bonito. Pero claro, exige dedicación.

También puedes invertir dinero en acciones SEM (Campañas de anuncios de pago), que eso es otro camino que podrías recorrer. En mi caso si lo hiciera, me decidiría directamente por contratar un profesional para ello, porque no tengo los conocimientos necesarios en estas técnicas.

En resumen, contratar un redactor de contenido SEO puede ser la mejor alternativa para ti si tienes dudas y no te atrae mucho desde el principio esta técnica. O si no tienes horas disponibles (y fíjate que lo digo en plural) para sentarte frente al ordenador con el objetivo de plantarte en la primera de Google a toda costa.

Con lo que sí, es buenísima idea contar con un redactor SEO si no puedes hacerte cargo tú solo de una forma seria (que es lo suyo si quieres estar el primero).

El comienzo desde cero para un proyecto en Internet puede llegar a ser muy duro, pero a su vez es algo enriquecedor. Espero que mis consejos te sean útiles y puedas utilizarlos para tomar la decisión correcta, ¡mucho ánimo!


Artículo escrito por Sonia Molinero Martin

Soñadora incurable, escritora y aliada del Marketing Digital. Me encantará compartir contigo todos los conocimientos y experiencias vividas en estos años como emprendedora online.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.