Seis caminos que llevan al éxito en los negocios

Seis emprendedores cuentan cómo han logrado sacar adelante su negocio y, lo más importante, cómo han conseguido que sea rentable.

Ana Colmenarejo / Madrid.

El pasado año se pusieron en marcha en nuestro país más de cien mil empresas. Detrás de ellas, más de cien mil emprendedores. Sin embargo, según los últimos datos, en torno al sesenta por ciento de los nuevos negocios no llegan a superar los cuatro años.

Expansión & Empleo ha hablado con seis emprendedores que, como mínimo, ya han iniciado su tercer año de vida. El denominador común de todos ellos, aparte de haber conseguido sobrevivir, es la rentabilidad y el éxito. Las fórmulas, aunque ninguna mágica, son variadas.

Antonio Larrea, fundador de la empresa de catering Guante Blanco, dice que “nunca ha bajado la guardia”, que ha mantenido la calidad del producto y siempre ha dado un servicio exquisito. Mercedes Carrió, de Teamspirit, afirma que siempre intenta mejorar “invirtiendo más en la imagen”. Para Jesús Encinar, de Idealista.com, el equipo es fundamental. Cree que “no es una sola cosa la que te lleva al éxito, sino uno conjunto de pequeñas cosas bien hechas”. La reducción de los costes al máximo y la diversificación son los caminos que el equipo de Metropoli2000 seguirá utilizando en su quinto año de vida. Mientras, las fundadoras de McLehm Traductores basan su negocio en una atención personalizada tanto al cliente como al proveedor. Y Noelle Acheson, de fiestafacil.com, lo tiene claro: “Tener la mente abierta y dar al mercado lo que pide”.

Idealista.com: Un buen equipo y mucha suerte

Dos patas son las que sostienen el éxito del Idealista.com: un buen equipo humano y una estructura de empresa que cuenta con el apoyo financiero de BBK y Caixa Cataluña.

Jesús Encinar, fundador y director general de la firma, puso en marcha el negocio en enero de 2000 con cuatro amigos. Idealista.com es una empresa online que cuenta con una extensa base de datos de ofertas inmobiliarias.

La clave del negocio es reunir a compradores y vendedores y contar con una oferta amplia y bien descrita. El objetivo era dar respuesta a las necesidades que ellos mismos, como consumidores frustrados, tenían. Tres años después, Encinar asegura que no hay una sola cosa que lleve al éxito, sino un conjunto de pequeñas cosas bien hechas. “Hay que tener mucha cintura para adaptarse a lo que te toca vivir en cada momento”. Admite, sin embargo, que, aparte de un trabajo bien realizado, “la suerte también influye, y no podemos negar que hemos tenido mucha”.

El marketing boca a boca y el mantenimiento de la calidad de la base de datos les ha llevado a convertirse en el segundo portal inmobiliario europeo. Encinar se siente orgulloso de su equipo: “Contamos con un equipo humano muy preparado. Tenemos un perfil muy distinto pero somos compatibles; ninguno tenía experiencia en el sector inmobiliario y, aunque parezca una contradicción, eso ha sido una ventaja”.

Guante Blanco: Hacer las cosas bien sin bajar la guardia

Hace tres años Antonio Larrea decidió invertir todos sus ahorros en la puesta en marcha de Guante Blanco, proveedor de personal para la prestación de servicios de catering. Larrea apostó -en solitario, sin el apoyo de otros socios- por este sector para crear su propia empresa. Conocía a la perfección el negocio, tenía contactos y sabía cuáles eran las necesidades del cliente. Lo que comenzó siendo un servicio de camareros es hoy una empresa que organiza bodas, cocktails y fiestas. Guante Blanco ya tiene contratadas cinco bodas para este año.

Larrea no titubea a la hora de enumerar las claves de su éxito: “Hacer las cosas bien, sin bajar la guardia, dar un producto muy bueno, respetando la calidad, y ofrecer un servicio exquisito”. La firma ha crecido en cuanto a recursos materiales -una cocina portátil y una furgoneta- pero los gastos son cero, dice Larrea: “La oficina es mía y los empleados los contratos según las necesidades del servicio”.

Además, Larrea ha seguido creciendo y ha montado otros negocios -de los que sigue siendo el único socio- en campos completamente distintos. Tiene una empresa de merchandising y ha creado dos escuelas y una tienda de kitesurf (surf en el aire): una en Tarifa, Cádiz, llamada Angryfish, y otra en La Manga, Murcia.

Fiestafacil.com: Adaptarse y tener la mente abierta

Afincada en Madrid, esta irlandesa vio en la dificultad para organizar la fiesta de cumpleaños de su hijo la oportunidad de introducirse en el negocio de suministrar todo lo necesario para una celebración: artículos de decoración, menaje, animación, etcétera.

Cuatro años después, Acheson no cree que exista una fórmula mágica para el éxito de fiestafacil.com: “Nos hemos adaptado al mercado porque es más amplio de lo que imaginamos. Ahora vendemos productos para todo tipo de fiestas y no sólo a través de la red”.

Acheson está a punto de abrir su segunda tienda en Madrid y tiene previsto iniciar una red de franquicias. “Nacimos en Internet pero nos dimos cuenta de que el cliente quería un canal físico”. Asegura que el riesgo sigue existiendo y que continúan invirtiendo para seguir creciendo. “Tenemos la mente abierta y damos al mercado lo que nos pide, aunque no tengamos los recursos”. Ahora también organizan fiestas para adultos, sobre todo temáticas. “Un mercado que hasta hace poco no existía en España”. Importan productos de Estados Unidos, Alemania e Inglaterra, aunque también cuentan con proveedores nacionales.

McLehm Traductores: No aceptar proyectos imposibles

Estas dos emprendedoras inician su quinto año de vida con un mismo lema: la atención personalizada tanto al cliente como al proveedor. Mónica Artacho y Lola Espinosa de los Monteros estudiaron juntas Traducción e Interpretación en la Universidad Pontificia de Comillas y, tras finalizar, se marcharon como traductoras en prácticas a la Comisión Europea, en Bruselas. Aprovecharon la oportunidad de la apertura de los mercados y la consecuente demanda de traducciones para poner en marcha McLehm Traductores. Los resultados del primer año fueron buenos y decidieron ampliar el negocio creando departamentos específicos de traducción financiera, jurídica, técnica y servicios de intérpretes.

Hoy gestionan un equipo de más de dos mil profesionales que trabajan como autónomos a través de Internet. Artacho cree que con la atención personalizada al cliente “éste identifica a la persona con la que trabaja, no a una sociedad anónima”. Asegura que, “se aprende mucho de la cartera de clientes, pero también del cliente potencial que rechaza una propuesta”. La atención personalizada al proveedor es fundamental: “Como empresa de intermediación, el traductor se convierte en un elemento clave de la actividad y como tal debe ser considerado”, afirma.

McLehm Traductores quiere diferenciarse del resto usando un sistema de control de calidad que permite detectar errores, subsanarlos y que no se repitan; y un sistema de control financiero que optimiza la gestión de los cobros y los pagos les permite una situación financiera desahogada. “Lo más importante es no aceptar proyectos que no se pueden cumplir. Una buena traducción puede generar un cliente y, una mala, puede hacer perder diez”.

Metropoli2000: Una estructura reducida y ágil

Estos cinco jóvenes estudiantes de Informática decidieron poner en marcha en noviembre de 1999 una empresa en Internet, una comunidad virtual que daría espacio ilimitado y gratuito para alojar páginas web. La financiación la consiguieron de un inversor inglés afincado en España y, así, en julio de 2000, Metropoli2000 se sitúa como la novena dirección más visitada de nuestro país.

Juan Enrique Gómez, socio fundador de la firma, dice que su fórmula se ha basado en la reducción al máximo de los costes y en la diversificación. Ahora han ampliado el negocio a la publicidad, mensajes SMS y el diseño. “Las vías de ingresos son muy cíclicas”, afirma. El equipo fundador de Metrópoli2000 creó una estructura muy reducida, “lo que nos permite ser más ágiles”.

No quieren crecer demasiado y cuando “uno de nuestros negocios despunte, intentaremos venderlo”. Gómez cree que en España “hemos acostumbrado mal al público dándole un servicio gratuito para luego intentar cobrarlo”. Aquí apenas se ha desarrollado la cultura de pago en los medios online. Metrópoli2000 también tiene que luchar contra el control de dos o tres empresas grandes. “Es el caso de los mensajes multimedia que están controlados por las operadoras”, afirma Gómez.

Teamspirit: Siempre hay que intentar mejorar

Esta catalana apostó por el sector de las relaciones públicas y la organización de jornadas de outdoor o teambuilding -actividades al aire libre para grupos de doscientas o trescientas personas-.

Carrió cuenta que Teamspirit va bien, pero “siempre hay que intentar mejorar”. Los acontecimientos del 11-S afectaron a su empresa de forma negativa, ya que las compañías aplazaron los eventos y los viajes. “Creo que tener a tu equipo motivado y contento es un activo tan importante como comprar una flota de camiones. Hay empresarios que entienden esto y otros no”. Carrió, que lidera un equipo de cinco personas, se ha dado de alta en 16 buscadores, ha ampliado la página web, ha invertido más en la imagen y está en dos portales de eventos.


Artículo escrito por Adam

Puedes visitarme en SuperExitosos.com

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.