¿Sigue vigente el concepto de ciudad inteligente?

Desde hace algunos años (podemos leer al respecto en este artículo ya publicado en Emprendices) se utiliza el concepto de “Smart Cities” para referirse a ciudades que usan la tecnología de la información en forma tal que interconectan sus servicios y llevan el desarrollo de la técnica a niveles de punta, pero además, a un equilibrio entre ecología, tecnología y sustentabilidad.

Pero el que esta noción ya se haya establecido e implementado en ciudades en distintos puntos del planeta y que siga siendo referente en términos de desarrollo sustentable y eficiencia energética, ¿le resta validez en la actualidad? ¿Sigue siendo un concepto válido y una meta a alcanzar en ciudades de diversas latitudes?

Ciertamente sí. Precisamente este año se llevará a cabo una nueva cumbre de las ciudades inteligentes en que se analizarán entre otras cosas los mecanismos para empujar más lejos los límites del concepto de las Smart cities y llegar a auténticas comunidades inteligentes, en que pongan el énfasis de sus inversiones en infraestructura en el confort de sus ciudadanos a largo plazo siempre basado en las nociones del desarrollo sustentable.

Ciudad inteligente

Desafíos como la digitización, las soluciones energéticas, las redes inalámbricas avanzadas, la ciberseguridad, el manejo de agua y residuos, el manejo de datos, se inscriben en principios como la consideración de la vida urbana sobre el espacio físico urbano y el espacio como más importante que la propia tecnología; la sustenibilidad, la resiliencia y la escalabilidad de la tecnología y las construcciones a largo plazo, la flexibilidad de las decisiones tomadas y la noción de que los edificios, nuevos o renovados deben construirse para contener suficiente espacio para futuras necesidades tecnológicas y no sólo las actuales, y ser construidos con materiales y estructuras que no impidan el funcionamiento de redes (nuevamente, las actuales y potencialmente las futuras), previendo la mutabilidad y avance vertiginoso de la propia tecnología.

En este contexto de principios que involucran arquitectura, diseño, tecnología, ecología, redes… ¿cuál es el papel de los ciudadanos en mantener la pertinencia del concepto de smart city como meta y como programa real, factible y realizable?

Corresponde a empresarios, autoridades e investigadores involucrar a los ciudadanos porque es su colaboración la que puede impedir que haya esfuerzos de desarrollo urbano fallido: sin una sensación de comunidad participativa, no hay ciudad que pueda dar el salto a convertirse en ciudad inteligente.

Para ello, los encargados del diseño de políticas pueden reforzar sus planes valiéndose de diversas herramientas tales como las reuniones comunitarias, la creación de sitios web y apps que permitan la participación activa de la ciudadanía y la posibilidad de una retroalimentación continua, en tiempo real y en diversos niveles entre administración y ciudadanía.

Así son las Ciudades Inteligentes (infografía)

Ciudades inteligentes

Artículo escrito por Carla Martínez

Ex-profesora de idiomas, emprendedora, redactora freelance y apasionada del cine, la imagen y la mercadotecnia. Con estudios en periodismo y marketing, y muchas ganas de compartir ideas y puntos de vista.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.