Vence tu miedo al rechazo y muestra al mundo tu verdadero “Yo”

Hace unos días recordaba las veces que me he sentido rechazada. Cuando sufría alguna experiencia en la que los demás no me aceptaban me acababa sintiendo triste e insegura. No quería que aquello se volviera a repetir y por ello desarrollé miedo al rechazo.

La posibilidad de rechazo te acompaña cada vez que te muestras vulnerable. Puede ser con tu pareja, tus compañeros de trabajo, tus amigos e incluso tu familia más cercana.

¿Qué es el rechazo y por qué le tenemos miedo?

Rechazar es excluir a una persona de forma deliberada. Hay rechazos evidentes y otros más sutiles. Un ejemplo de rechazo evidente es el bullying y otro de rechazo sutil es simplemente ignorar a una persona.

Si sufres rechazo sientes vergüenza y tristeza, lo que te lleva a sentir miedos e inseguridades.

En esa amalgama de sentimientos oscuros acabas preguntándote: ¿por qué me rechazan?

Miedo al rechazo

El miedo al rechazo y la necesidad de ser aceptados

El temor al rechazo comienza con el miedo a mostrarte como eres. Dicho miedo va unido a la necesidad de sentirte apreciado por las personas cercanas.

¿Cómo lo combates?

Pues seguramente intentas agradar por evitar el rechazo y para ello llegas a contradecir tus principios. Incluso en ocasiones eres tú quien rechaza para evitar que te rechacen.

No obstante, la raíz del rechazo está es ti mismo. Si lo piensas, verás que repudias y escondes ciertos aspectos tuyos que te da miedo que los demás descubran y conozcan.

Cierto es que no puedes gustar a todos y te pueden rechazar. Pero tomártelo de una forma u otra depende de ti. Convendría que te hicieras la siguiente pregunta:

¿Me considero una persona digna de ser aceptada?

Mucho de lo que sucede en tu interior sale al exterior. Por eso, si no te sientes digno de aceptación, recrearás situaciones en tu vida que te lo confirmarán.

¿Cómo puedes superar el miedo al rechazo?

Lo primero que debes hacer es conocerte y aceptarte. Deja de estar continuamente alerta para evitar salirte de ciertos límites establecidos.

De esta forma cambiará la relación que tienes contigo mismo. Si transformas dicha relación, cambiará tu forma de relacionarte con los demás.

Al igual que otros te aceptan o te rechazan, tú también puedes hacer que una persona se sienta excluida o integrada.

Por tanto, acoge a los demás como te gusta que hagan contigo. De esta forma superas el miedo al rechazo aceptándote como eres y aceptando a los demás.

¿Te gustaría apartar ese miedo al rechazo que condiciona tus relaciones?

Apúntate a mi curso online Superando el miedo.

Aprenderás a aceptarte como eres y evitar caer en un victimismo cómodo. Solo tú eres responsable de romper las cadenas que te impiden ser tú mismo para lograr la aceptación de los demás.

Después de apuntarte, piensa: ¿el miedo al rechazo determina tus relaciones? ¿Qué te aporta compararte con los demás? Me gustaría que lo compartieras conmigo en la zona de comentarios.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes. Es la mejor manera de llegar a más personas y ayudarlas.

¡Únete a la comunidad de las personas con necesidad de cambio en busca de inspiración, motivación y transformación!  www.melaniagarbu.com

Mantente conectado para compartir experiencias y reflexiones, momentos e inspiración.

Facebook, Instagram, Youtube, Twitter


Artículo escrito por Melania Garbú

Soy Melania Garbú, empresaria, escritora, conferenciante y consultora de desarrollo personal. Autora del libro Atrévete a tenerlo todo. Ayudo a las personas con necesidad de cambio a escoger un camino diferente, a enfrentarse a sus propios miedos y a sus propias verdades, a hacer un cambio de conciencia y elegir de manera consciente cómo quieren vivir su vida: desde el amor y la abundancia o desde el conformismo y el miedo. www.melaniagarbu.com

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

1 Comentario en este artículo
  1. Maria Casado Reply

    El miedo al rechazo puede tener su origen en el paleolítico, cuando vivíamos en tribus y lo peor que te podía pasar era quedarte solo, porque significaba la muerte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.