Agregando Valor a su Gestión

El comercio minorista junto con las pequeñas empresas son la base del desarrollo de cualquier economía. Los constantes cambios y la extrema competencia hacen que sea una actividad sumamente interesante, pero quienes no estén preparados para desempeñarse en este ambiente, fácilmente terminarán fracasando o abandonando luego del tercer intento fallido.

Dentro de ese entorno hay dos factores clave que se destacan fácilmente y pueden ser tomados como obstáculos y oportunidades a la misma vez: Los clientes y los competidores.

Los competidores: son cada vez más y se instalan cada vez más cerca para poder captar el tráfico de otros  y quedarse con sus clientes. Los más intimidantes son las grandes cadenas. Compiten con precios bajos y gran variedad de productos. Además tienen un mayor presupuesto para publicidad, pero como todos los gigantes, son de movimientos lentos. Usted debe diferenciarse de ellos y la mejor manera es agregando valor a su gestión.

Los clientes: El cliente es el rey. Todo gira alrededor de ellos porque sin clientes su negocio no existe. Ellos lo saben y por eso son muy exigentes y volátiles. Enseguida encuentran una excusa para irse a comprar a la competencia. Es cada vez más difícil satisfacerlos y la única manera de lograrlo es agregando valor a su gestión.

Agregando valor a su gestión: la frase no está repetida en los dos párrafos por error. Si desea diferenciarse de sus competidores o si quiere retener y captar más clientes la clave es agregar valor a lo que usted hace. El precio, en este caso pasa a segundo plano.

valor agregado

Son cada vez más comunes los envíos gratis, políticas de retorno o cambios más accesibles o garantías extendidas a un precio muy bajo. La venta del producto no es el objetivo sino la consecuencia. Lo más importante es el proceso para vender un artículo y lo destacable es qué sucede después que se vendió.

De esta manera agregando valor al proceso de venta se llegara con más rapidez y mayor éxito al objetivo final, pero lo que hará que sus acciones queden en el recuerdo de sus clientes no es el producto vendido, sino que será lo que sucede antes, durante y después de la venta. Un servicio al cliente fuera de lo común marcará la gran diferencia con sus competidores. El cliente volverá no sólo por la calidad del producto ofrecido sino por el entorno y la respuesta a sus exigencias.

Ya no alcanza con ofrecer un artículo excelente a un precio competitivo: el valor agregado a su gestión es lo que hace que un cliente decida comprarle a usted un producto determinado en un momento específico.


Artículo escrito por Pablo Agis

Marketing Consultant. Pasión por las ventas y los desafíos. Mas de 22 años trabajando en Comercios Minoristas, Supermercados y Empresas de Servicios. Ahora transmitiendo mis conocimientos a quienes comienzan sus propios emprendimientos o quienes encuentran obstáculos para llegar al éxito. Presidente de AGIS Marketing Solutions.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

4 Comentarios en este artículo
  1. cedeweb Reply

    Gracias por el material Pablo.

    Sin duda tomar en cuenta el valor agregado del producto y además darlo a conocer con los clientes en el negocio; son actividades en las que debemos poner empeño en realizar.

    Incluso hasta es buena idea analizar a la competencia para comparar y saber si en nuestro negocio lo podríamos hacer mejor, o qué nos falta ofrecer, etc.

    Para mejorar y potenciar el negocio, invitamos a escuchar casos concretos en Radio Pyme http://bit.ly/1dVsAr9

  2. Anónimo Reply

    el plus que se da a los clientes te ayuda a ir de nuevo a un negocio..una vez acudi a comprar unas piernas de pollo que tenian piel..habia como 3 hombres atendiendo y una cajera..compre 4 piezas y les dije si podian quitar la piel , me dijeron que no daban ese servicio..tenian cuchillos,eran 3 hombres y yo era la unica cliente jajaj…despues fui a otro local similar en una semana despues atendido como por 5 mujeres…habia una fila larga pero avanzaba rapido , compre lo mismo y me ofrecieron quitar la piel..tambien que si queria cortar en mas trozos la carne y hasta si me lo sazonaban..oooh ahora veo porque tanta fila..mismo precio si..mismo servicio noo!..lo peor es que en el primer negocio tenian hasta un botecito para la propina y en el segundo estaba hasta prohibido jajaja que tal…hay que dar un agregado definitivamente!!

    • Pablo Agis Reply

      Gracias por dejar tu comentario. Ese es un excelente ejemplo de como mantener cautivo a un cliente. Con esos detalles el cliente se va totalmente satisfecho y el dueño se asegura la venta. No me caben dudas donde compraras la carne y el pollo la próxima vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.