Algunos tips para hablar en público

Alguna vez tod@s nos hemos puesto nervios@s ante un auditorio: temblamos, tartamudeamos, repetimos mil y un veces la misma palabra, no hilamos ideas y en conclusión, quisiéramos que se abriera un hoyo y nos tragara la tierra. Pero como la tierra no se abre y no nos traga… ¿Qué debemos hacer? Es simple: enfrentar nuestros miedos, enfrentar a nuestro público.

Lo primero, es que tengamos en cuenta que siempre nos tensionaremos ante una nueva situación, así que no hay que ver el cómo salir rápido del “trago amargo” del momento, sino aprender a controlar nuestras ansiedades para que con el tiempo, ya no tengamos que desear que haya un terremoto de insospechadas dimensiones sino que podamos hablar en público tranquilamente.

confianza, negocios, convencer, hablar, auditorio
¡La confianza en nosotr@s mism@s es fundamental!
ALGUNOS TIPS PARA HABLAR EN PÚBLICO

*Dicción. Debes vocalizar y pronunciar bien las palabras, para ello te recomiendo que a diario, hagas el ejercicio de sostener un lápiz en tu boca y hablar lo más claro posible en voz alta durante unos 15 minutos, así mejoraras tú tarta, tarta, tartamudeo.

*Mira a tu público. No mires a la nebulosa de sagitario y tampoco le busques basura al suelo. Intenta mirar a tu auditorio a los ojos, si no te sientes capacitad@ para ello, simplemente ubica varios puntos ciegos en el espacio, así parecerá que les miras cuando no es cierto (esto es algo parecido a mirar el entrecejo cuando no eres capaz de mirar a los ojos).

confianza, negocios, convencer, hablar, auditorio
¡Puedes lograrlo TODO uniendo tus habilidades!

*El manejo de las manos. Si al hablar te posee el mal de parkinson, pegas los brazos a lo largo de tu cuerpo como pingüin@ o los mantienes atrás como si estuvieras esposad@... Sería conveniente que hablaras tras un atril, que sostuvieras una especie de tarjetillas o que simplemente mantuvieras tus manos quietas en una posición “natural”, puede ser entrecruzadas o apoyadas en un objeto (ello funciona cuando hablas en un atril o cuando te encuentras sentad@). La idea es que no dejes tus manos en los bolsillos y que de vez en cuando enseñes la palma de éstas, ello denotará que eres sincer@ en tus expresiones.

*Confía en ti mism@. Muchas veces el miedo a “embarrarla” nos paraliza y nos hace pensar que las cosas que l@s otr@s hacen son las que funcionan bien y las nuestras no. Nosotr@s también tenemos muchas habilidades, también podemos lograr lo imposible, es cuestión de confianza.

*Claridad. Gran parte de lo que hagas dependerá de tus fortalezas conceptuales y argumentativas, hecho que te concederá seguridad para hablar frente a l@s demás.

*No te supedites a los apoyos visuales. Eres tú quien debe mostrar dominio del tema, así que no te pongas a leer diapositivas ni nada por el estilo a menos que sea estrictamente necesario. A propósito del uso de las diapositivas, recuerda que:

1, las diapositivas son para apoyarte a ti como ponente, no para poner a “copiar” al público; 2, No debes escribir en la dispositiva lo que vas a decir, ya que el auditorio perderá el interés por tus palabras; 3, Una dispositiva no debe tener más de 12 renglones de texto y tampoco debe excederse en animaciones, más aún si estamos en un entorno académico; 4, Ten muy presente la ortografía y la coherencia de tus ideas, lo que se escribe, no se borra.

*Grábate realizando tu exposición o dile a alguien que te escuche, así podrás reconocer tus “muletillas” al hablar y tus ademanes gestuales y corporales para intentar suprimirlos, además, podrás cimentar un poco más tus ideas.

*Piensa en posibles preguntas. Tras las intervenciones, por lo general se abre un espacio para que el público te pregunte algo. Pues bien, adelántateles un poco y antes de que ell@s te digan sus interrogantes, elabora una lista previa con las posibles inquietudes, ello te ahorrará dolores de cabeza y te sumará dominio y conocimiento del tema.

*Identifica tus miedos, así podrás saber qué es lo que te atemoriza de hablar en público.

*Salta unas 30 veces antes de iniciar tu intervención, puede leerse raro, pero el agitamiento físico disminuye los niveles de ansiedad mental, es decir, si tu cuerpo se acelera, tendrás menos probabilidades de que aflore el mal de parkinson o inicies tu ponencia como un mono plaza de fórmula 1 que poco a poco se queda sin gasolina.

*Evita los “ammmm” “ehhhh”.No estás en una clase de las vocales ni nada parecido. Si necesitas tiempo para hilar tus ideas, es mejor que te quedes en silencio, muevas tarjetillas o tomes agua para disimular. El hecho es que dejes de lado esos baches que suenan poco profesionales.

Seguro que si practicas estos tips, pronto estarás pronunciando un discurso plausible. Recuerda que siempre debes confiar en ti mism@ y en tu conocimiento, tu puedes, tu sabes, ¿qué es lo que aún te detiene?

Con amor recargado…
© Lluvia


Artículo escrito por Lluvia

¡Visita www.amanecerbajolalluvia.tk para más contenidos!

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

5 Comentarios en este artículo
  1. ALBERTO IBARRA Reply

    EXCELENTE ARTICULO.. ES TODO LO QUE NECESITAB SABER PARA DAR MIS CONFERENCIAS.. TODO ESTA MUY CLARO Y PRECISO..

    GRACIAS,,

  2. Lluvia Reply

    Hola Alberto!

    Me alegra mucho que este artículo haya sido de tu agrado, espero que te sirva de algo para tus conferencias 😉

    Gracias a ti por visitar esta web. Que una lluvia de éxitos caiga sobre tu vida,

    Lluvia

  3. Luisa Reply

    Gracias por el articulo me servirá mucho para mis exposiciones en la universidad.

    • Lluvia Reply

      Hola Luisa.

      Espero que tus exposiciones en la universidad mejoren, el hablar en público es algo que va mejorando en la práctica y estar en la universidad te regala grandes oportunidades para mejorar tu oratoria.

      Que una lluvia de éxto caiga sobre tu vida,

      Lluvia

  4. victor perez Reply

    wao,,,,

    gracias,

    lo necesitaba mucho,,,,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.