¿Qué hacer cuando tu negocio no progresa como tú quieres?

¿Sientes que tu negocio está estancado, disperso y no da los resultados que esperas y no sabes qué hacer? Es frecuente y normal que un negocio enfrente altibajos, al igual que pasar algún que otro bache. Si te encuentras en una situación como esta, es decir, si sientes que tu negocio no progresa y quieres tener mejores resultados pro no sabes cómo, a continuación te comparto tres alternativas a considerar dependiendo de en qué etapa del negocio estés.

3 Alternativas a considerar si mi negocio no está progresando

 
Negocios

1. Aplica un modelo/sistema probado

Si estás empezando o llevas relativamente poco tiempo, y tu problema es que no tienes suficientes clientes o ingresos y te gustaría al menos ganarte la vida, algo que funciona muy bien es aprender de alguien que ya lo haya logrado. Alguien que tenga un negocio justo cómo tú lo quieres y al que le vaya bien. Un mentor o mentora que te pueda enseñar paso a paso qué hacer para que tú también tengas esos resultados. Esta opción funcionó para mi negocio en dos ocasiones diferentes, contraté a la persona para que me guiase, cambié el modelo de mi negocio, actúe y tuve muy buenos resultados. Tanto al comienzo como un poco más adelante.

Es la manera más rápida de empezar a tener resultados y dejar de perder tiempo y motivación haciendo cosas al azar. Eso sí, hay que tener en cuenta tres cosas fundamentales para que esto funcione y te sientas satisfecha:

– No lo intentes copiando el modelo de otra persona, por detrás de los que ves hay mucha estrategia y copiar sin más no te dará resultados.

– Tienes que actuar, no sirve de nada si pones excusas y no haces lo que te dicen. Si has contratado a alguien es para hacerle caso, si no, ni te molestes. Esto parece una tontería, pero no todo el mundo es capaz de simplemente hacer lo que hay que hacer.

– Es fundamental que la mentora que elijas sea alguien en quién confíes y que te guste el modelo de negocio que tiene y que enseña. No tiene sentido aprender algo que luego no quieras poner en práctica porque en realidad tú quieres otra cosa.

2. Mejora lo que ya tienes con buenas estrategias de marketing

Está claro que el marketing es fundamental en cualquier etapa de tu negocio, pero hay momentos en los que centrarse en el marketing (y, si es necesario, contratar a una asesora de marketing) te puede dar resultados especialmente buenos, y momentos en los que te ayudará más otra opción. Por ejemplo, al poco de empezar mi negocio contraté a una asesora de marketing (a dos, de hecho) y aunque eran muy buenas no veía resultados. Simplemente porque mi modelo de negocio no estaba bien definido, en ese momento lo que necesitaba era definir mi modelo, no centrarme en técnicas de marketing.

Sin embargo, si tienes un negocio establecido y estás contenta con tu modelo pero has llegado a un tope y no sabes cómo crecer, sacarle más provecho y tener más ingresos sin acabar agotada, entonces mejorar cosas cómo estrategias de lanzamiento de programas, publicidad en redes sociales, textos que venden, ventas, conversión de tu web, aumentar la lista y el porcentaje de apertura, por nombrar unos ejemplos, podría ser lo que necesitas para dar ese salto sin tocar lo fundamental, los cimientos. Y aquí es donde entra una asesora de marketing (Laura Ribas es un ejemplo perfecto y muy recomendable).

3. Reestructura tu modelo creando algo más personalizado

Hay veces en las que las cosas te van bien pero no sabes cómo escalar tu negocio, cómo hacer que crezca y ves que dar el salto supondría complicar mucho las cosas y tener una carga de trabajo excesiva o cambiar a un modelo de negocio que no te satisface tanto.  ¿Cuál es la alternativa entonces?

En este caso puedes pensar a corto plazo y mejorar tu marketing para ver buenos resultados, pero también es imprescindible pensar a más largo plazo para que tu modelo de negocio no acabe quemándote. Así que sería momento de reestructurar tu negocio, volver a los cimientos y valorar tus objetivos y necesidades, eliminar lo que no funciona o no te aporta tanto, potenciar aquello que te encanta y en lo que destacas especialmente y crear un nuevo modelo a medida, más simple y ya no basado en el sistema de otra persona, por muy bien que funcione.

Ahora piensa en lo que ya tienes y decide:

1. Estoy bien por ahora : )

2. Acabo de empezar y necesito un sistema paso a paso probado.

3. Me encanta mi modelo, pero quiero mejorar los resultados.

4. Es hora de crear algo más personalizado que me permita crecer pero también cumplir otros requisitos (menos complicaciones, más tiempo libre,…)

Cada punto requiere su estrategia y su esfuerzo. Yo te puedo ayudar si tu caso es el 2 o el 4, enseñarte mi sistema probado o ayudarte a crear algo personalizado. Si lo que quieres es ir mejorando estrategias de marketing avanzadas, busca ayuda en ese tema.

Así qué dime, ¿cuál de las tres alternativas necesitas tú ahora mismo?


Artículo escrito por Aida

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera. Si buscas claridad, motivación, acción y resultados, recibe su boletín gratis en www.aidabaida.com

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.