Debranding y Astroturfing, dos interesantes tendencias de Marketing

Con total certeza se puede afirmar que la creatividad es esencia en el marketing; y que, sin aquellos seres de genio dotados en demasía con la mencionada virtud, la historia del marketing no sería; pues el ir a la par de la tecnología en la forma que la publicidad ha sabido hacerlo se debe básicamente a aquellas mentes cuya enorme capacidad les ha permitido hallar oportunidad en lo advenedizo, anticipándose y logrando aprovechar el recurso que brinda el universo digital para llevar a la publicidad a esa cumbre que ostenta, preservando hasta hoy su estatus de arte, de ciencia.

Y es entonces evidencia de lo esbozado en el párrafo introductorio, la reciente acuñación de un par de términos que representan eso que se alza como presente del marketing, y ya no solo como tendencias, sino como dos modalidades que la experiencia vivida por innumerables organizaciones ha consolidado como núcleos dentro de las estrategias de marketing, base de exitosas campañas.

Una de éstas es el Debranding ¿Creyó alguien posible en algún momento el que prescindiendo de la marca o logotipo se pudiese influir en la decisión de compra? La segunda el Astrotufring, siendo ésta objeto de polémica por tratarse –naturalmente- de un explícito engaño, y que no por eso ha resultado menos efectiva.

Debranding, término que en español traduce desmarquización, consiste, tal cual como lo indica la pregunta formulada en la pregunta anterior, en ocultar la marca, logotipo o nombre para generar una expectativa sumamente símil a la atracción, que termina incidiendo gravemente en la decisión de compra.

Ejemplos de esta práctica los hay muchos, entre ellos:

Starbucks

Debranding Starbucks

Coca Cola

Marlboro

Debranding Malboro

Entre otros como Apple, cerveza Póker en Colombia y demás.

Y en segundo lugar, encontramos el Astroturfing, sumamente silencioso pero popular, debiéndose su discreción a que muchos lo consideran poco ético.

El Astroturfing consiste en convertir determinados anuncios publicitarios o nombres de personajes en algo viral, a través de la creación de enormes comunidades –obviamente ficticias- que hacen mención de la marca con vehemencia convirtiéndole en tendencia y llevándose al final la atención de grandes audiencias reales, actuando en función de intereses particulares.

Ejemplos reales de esta práctica lo son muchos de los candidatos políticos, que compran seguidores en Twitter o crean muchas cuentas falsas en las diferentes redes sociales, con la intención de que las noticias publicadas en referencia a ellos o a otros políticos sean comentadas por estos falsos usuarios para generar opiniones positivas o negativas de acuerdo con los intereses de los mismos.

Diarios digitales, personajes famosos, grandes marcas, canales de televisión y otros muchos hacen uso de esta práctica que aún no es considerada ilegal y sobre la cual aún no se abre un debate; motivo por el que se ha hecho el eje sobre el que giran muchas campañas de marketing en la actualidad.

Bien o mal vista, nace producto de la creatividad sumada a la posibilidad que brinda el medio virtual para su logro, de la misma forma que lo hace el Debranding, por lo que la consideramos digna de mención.

Son entonces éstas dos modalidades dos de las más efectivas en términos de marketing, nacidas, como se ha dicho en un principio, a causa del aprovechamiento de las posibilidades que ofrece el actual entorno, que, junto con esa infaltable dosis de creatividad entregan al usuario una experiencia nueva (como es el caso exclusivamente de la primera) y enormes ventajas competitivas a las organizaciones.

¿Qué opinas de estas dos tendencias de marketing?


Artículo escrito por David Barrera

@Davidtiago2 en Twitter David Barrera En Facebook Davidtiago24@gmail.com

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.