Empleado o freelance: ¿cuáles son las diferencias?

Cada vez es más frecuente que profesionistas se cuestionen qué es mejor y cuáles son las diferencias entre ser empleado, freelance o emprendedor. Todas las opciones son completamente diferentes en todos los niveles. Por ello, en este artículo nos daremos a la tarea de desglosar las principales diferencias, para explicar el valor de cada posibilidad y que así sea más fácil tomar una decisión.

Empleado o freelance, cuáles son las diferencias

Ventajas y desventajas de ser empleado

Beneficios

En general, la más grande ventaja de ser empleado es la estabilidad:

  • En este caso, el ingreso mensual es una cantidad fija mes con mes, así que las entradas de dinero están prácticamente garantizadas. Incluso, en caso de la pérdida del empleo y el trabajador labora con prestaciones de ley, obtendrá una liquidación o finiquito (si la relación laboral se termina porque la empresa lo solicita o la persona renuncia).
  • También el trabajo que se realiza está definido desde un principio y se determina por la especialidad: (Ej. logística, producción, administración, contabilidad, marketing, etc.).
  • Seguridad social subsidiada por las empresas (en caso de contratar a los trabajadores con prestaciones de ley y no por honorarios).

Retos:

  • Algunas empresas limitan a sus empleados a comprometerse a ejercer solamente profesión únicamente para la institución en la que laboran. Esto complica a los trabajadores a tener una segunda fuente de ingreso.
  • Normalmente los contratos que elaboran las empresas obligan a los trabajadores a cumplir con horarios preestablecidos y cumplir con políticas como códigos de conducta y vestimenta.
  • Por último, económicamente el trabajador únicamente tendrá acceso a su salario y en algunos casos una pequeña porción de la utilidad de la empresa.

Beneficios y retos de ser freelance o emprendedor

Beneficios:

Existen varias ventajas de emprender pues automáticamente se obtiene más libertad y autonomía en el desempeño del trabajo diario, ya que empiezas a trabajar para clientes y no un empleador. Por ejemplo:

  • Los trabajadores independientes perciben todos los frutos de su trabajo, facturando por producto o servicio.
  • Los ingresos no se limitan a una cantidad fija cada mes, lo que facilita la posibilidad del aumento de ingresos. Esto podrá realizarse en medida de las estrategias para hacer crecer tu negocio.
  • Horarios flexibles y establecer el espacio de trabajo en donde sea.
  • Satisfacción al ver realizado un objetivo personal.
  • Generar un impacto positivo en la comunidad, pues si los negocios crecen pueden convertirse en generadores de empleo y consecuentemente ayudar a la economía del país.

Retos:

Un profesional independiente tiene menos seguridad que un empleado en su actividad profesional:

  • La estabilidad financiera está sujeta al número de clientes conseguidos.
  • El emprendedor deberá aprender a dividir su tiempo para asumir muchas funciones además del trabajo de especialidad: gestión comercial, contabilidad, etc.
  • La seguridad social no está subsidiada por una empresa, por lo que los emprendedores deberán aportar sus propias cuotas para obtener, por ejemplo, un seguro médico (público o privado).

Como ves, ambas opciones tienen sus ventajas y desventajas, el objetivo es que analices qué te dará más satisfacción en corto, mediano y largo plazo.

Acerca del autor: Este artículo fue escrito por Juan Rascón.


1 Comentario en este artículo
  1. cuevana2 Reply

    Excelente, me encanta que compartan esta informacion tan util para muchos… Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.