Saltar al contenido

Herramientas Low-Code/No-Code: ¿Qué son y cómo ayudan a tu negocio?

el 22 noviembre 2021

Desde hace algún tiempo, estamos asistiendo a un aumento de las plataformas que se clasifican como software «Low-Code/No-Code». Están ganando popularidad debido a su flexibilidad y capacidad para automatizar procesos complejos de forma muy sencilla. Pero, ¿Qué significa «Low-Code/No-Code»? ¿Y cómo ayuda a tu empresa?

Las plataformas Low-code/no-code son tipos de software que permiten desarrollar rápidamente aplicaciones, sin necesidad de escribir una sola línea de código. Esto significa que permiten a los analistas de negocio, a los jefes de departamento, a los gerentes, o incluso a los propietarios de la empresa, construir y probar aplicaciones por sí mismos. Esto da aire al departamento de TI para que trabaje en proyectos más complejos que requieren el desarrollo de software.

¿Cómo puede un analista de negocio desarrollar y probar aplicaciones por sí mismo? Bueno, la mayoría de las plataformas Low-code/no-code cuentan con una interfaz de usuario amigable. Mediante el uso de funcionalidades como drag and drop e interfaces gráficas de usuario, cualquiera puede conseguir fácilmente desarrollar cualquier tipo de aplicación.

Herramientas low-code/no-code

Ahora que entendemos bien lo que significa low-code/no-code, podemos adentrarnos en su aplicación en el mundo del BPM, o gestión de procesos de negocio. El diseño y la implementación de los procesos de negocio automatizados debe ser lo más rápido y ágil posible. Pero aquí es donde la cosa se complica. No todas las plataformas de automatización de procesos de negocio que se denominan «Low-code/No-code», son capaces, tanto de diseñar, como de desplegar los procesos de forma sencilla.

La mayoría de las veces, cuando llega el momento de ejecutar el proceso, se necesitan varias habilidades de desarrollo. Pero no hay que desesperar. Hay algunas opciones increíbles que te permiten hacer tantas cosas como quieras dentro de la suite BPM.

Así que, en este orden, aquí hay una breve lista de características que debes considerar en una plataforma BPM Low-code/no-code

Almacenamiento de datos sin codificación:

Cada proceso de negocio tiene diferentes datos asociados a él. Es crucial que la herramienta BPM proporcione un constructor de formularios que permita elegir diferentes tipos de campos para recoger la información necesaria. Estos campos deben incluir adjuntos, botones de radio configurables, etc. Es más, también debes buscar una suite BPM que soporte bases de datos internas, de las que pueda recoger datos para el formulario del proceso.

Diseñar un workflow sin una sola línea de código:

La representación visual de un proceso específico es uno de los pasos más importantes en la automatización de procesos de negocio. Ver gráficamente los pasos de un determinado proceso aporta claridad y nos permite identificar las tareas y etapas específicas por las que debe pasar un proceso para que se realice de forma eficiente. Lo ideal es utilizar un estándar (como BPMN)  para que todos los miembros del equipo puedan identificar rápidamente los elementos que componen el workflow.

Poner en producción (la parte complicada):

No todas las plataformas BPM permiten pasar del modelado a la producción en un solo clic. Y esta es una característica importante que hay que buscar. Esto proporciona a las empresas agilidad, y les da la capacidad de trabajar más rápido, y da una mejor respuesta a los cambios del mercado.

Con las plataformas BPM Low-code/no-code, poner en marcha un proceso es sólo cuestión de hacer clic en un botón. Esto significa que también lo pueden hacer los usuarios de la empresa, dando más independencia del departamento de TI.

En resumen, las plataformas BPM de Low-code/no-code resuelven tres problemas principales:

  • El almacenamiento de los datos relevantes del proceso.
  • El flujo del proceso, utilizando una notación gráfica.
  • El despliegue, pasando a producción con un solo clic.

Esta autonomía genera grandes beneficios. Por un lado, la unidad de negocio puede atender rápidamente las necesidades que surjan, así como responder a los cambios en el mercado o la normativa.

Por otro lado, el departamento de TI, que normalmente ya tiene mucho trabajo asignado, no se ve sobrecargado.

Así, se produce una sinergia de colaboración, en la que el departamento de TI da soporte, mientras que la unidad de negocio construye sus aplicaciones con autonomía.

Acerca de la autora: Este artículo fue escrito por Sofia Saegaert.

Contenido Relacionado:

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.