La reputación motiva a un trabajador

Henry Henke, gerente de servicios de una importante agencia de camiones en Lowell, Indiana, tenía un mecánico cuyo trabajo se había vuelto menos satisfactorio. En lugar de gritarle o amenazarlo, el señor Henke lo llamó a su oficina, y tuvo una charla sincera con el hombre:

-Bill -le dijo-. Usted es un excelente mecánico. Hace años que trabaja con nosotros. Ha reparado muchos vehículos dejando plenamente satisfechos a los clientes. De hecho, hemos recibido no pocos elogios por el buen trabajo que usted ha hecho. Pero últimamente el tiempo que se toma para terminar cada tarea se está haciendo mayor, y los resultados no son los de antes. Como usted ha sido un mecánico tan excelente en el pasado, estoy seguro de que le interesará saber que no me siento feliz con la situación, y quizás entre los dos podamos encontrar el modo de corregir el problema.

Bill respondió que no había advertido el desmejoramiento de su rendimiento, y le aseguró al jefe que seguía siendo capaz de realizar bien su trabajo, y trataría de mejorarlo en el futuro.

¿Lo hizo? Vaya si lo hizo. Volvió a ser un mecánico rápido y seguro. Con la reputación que le había dado el señor Henke para mantener, ¿qué otra cosa podía hacer sino realizar un trabajo comparable con el que había hecho en el pasado?

Si desea usted que una persona mejore en cierto sentido, proceda como si ese rasgo particular fuera una de sus características más sobresalientes. Por ejemplo, si a una vendedora la catalogan como ese tipo de personas que puede venderle hielo a un esquimal, seguramente hará hasta lo imposible para mantenerse en ese podio.

Es cierto que a todo el mundo le gusta escuchar elogios sobre sus rasgos y habilidades más sobresalientes, nos sentimos orgullosos sobre nuestros logros y éxitos y en cierta medida son características que nos definen como persona. Si en algún momento se colocasen en tela de juicio nuestros rasgos más sobresalientes y exitosos, esta cien por ciento comprobado que nos esforzaríamos al máximo para demostrar todo nuestro talento.

Una mañana, el doctor Martín Fitzhugh, dentista de Dublín, Irlanda, se sorprendió al oír que una paciente le señalaba que la taza metálica que estaba usando para enjuagarse la boca no estaba muy limpia. Es cierto que la paciente bebía del vasito de papel, pero de todos modos no era digno de un profesional usar equipo sucio.

Cuando la paciente se marchó, el doctor Fitzhugh pasó a su oficina privada a escribirle una carta a Bridgit, la mujer que venía dos veces por semana a limpiar su oficina. Escribió esto:

“Mi querida Bridgit:

Nos vemos tan rara vez que quise tomarme un momento para agradecerle el excelente trabajo de limpieza que hace. A propósito, querría decirle que, como dos horas dos veces por semana es un tiempo muy limitado, puede trabajar una media hora extra de vez en cuando, cada vez que sienta necesidad de ocuparse de esas cosas que se hacen “de tanto en tanto”, como limpiar la taza de metal donde van los vasitos de papel, o cosas así. Por supuesto que le pagaré el tiempo extra.”

-Al día siguiente cuando entré al consultorio -contó el doctor Fitzhugh-, mi escritorio había sido limpiado hasta quedar como un espejo, lo mismo que la silla, de la que casi me resbalé. Al entrar a la sala de tratamiento, encontré la taza de metal más brillante que hubiera visto nunca. Le había dado a la mujer de la limpieza una excelente reputación que mantener, y este pequeño gesto mío había hecho que se superara a sí misma. ¿Y cuánto tiempo adicional creen que le tomó? Ni un minuto.

Todos somos propensos a pasar por una etapa de baja productividad, el problema se encuentra cuando este periodo se extiende demasiado tiempo y se consolida como nuestra nueva normalidad, existen muchos casos que empleados no han tenido la misma producción y motivación que demostraron al inicio en sus puestos.

Es por esta razón que los líderes deben retar a los empleados constantemente y desarrollar sus capacidades y conocimientos.

“Atribuya a la otra persona una buena reputación, para que se interese en mantenerla”

Si desea seguir aprendiendo más sobre la temática empresarial y financiera, lo invito a que pase por mi blog:

BLOG: COMO HACER UN NEGOCIO

FACEBOOK: COMOHACERUNNEGOCIO/FACEBOOK

(HAZ CLICK EN LA IMAGEN)


Artículo escrito por JORGE JAIME DAZA RAMIREZ

Lic. en Contaduría Pública, Magister en Finanzas Públicas, .....¡¡Emprendedor a tiempo completo!!

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

2 Comentarios en este artículo
  1. Hamma Reply

    Muy interesante, pero esto solo funciona si el empleado cree en la palabra del patrono (como parece ser en la historia inicial). Muchas veces el empleado ve como las jefaturas no abonan a la mejoria del empleado, la reputacion no es suficiente, debe acompañarse de algun incentivo que demuestre que el jefe de verdad valora el trabajo (el punto de vista del jefe puede ser “para eso le pago, que mejore o consigo otro mas joven por una parte de lo que le pago al actual”. El capitalismo deshumanizado tiende a ver al empleado como un fusible al cual se le saca todo el provecho y cuando se funde simplemente se cambia por otro. Hay empresas que no mejoran al empleado (economicamente, profesionalmente o animicamente), pero si quieren que produzca mas por lo mismo.

    • JORGE JAIME DAZA RAMIREZ Reply

      Son muy sabias tus palabras y en ellas encuentro una gran razón, hay muchas jefaturas que todavía tienden a dirigir en base a difundir miedo a su equipo, el tradicional “Si no te gusta, ya sabes dónde está la puerta”. Es cierto que las personas trabajan cuando temen perder su empleo, pero ¿Cuánto trabajo realizan? La respuesta es: “Justo lo necesario para evitar que lo despidan”. Es por esta razón que esta técnica no se considera como una buena manera de dirigir.

      Dirigir con éxito implica conseguir la voluntad de colaboración de todo el equipo de trabajo. Solo de esta forma el equipo podrá desarrollar todas sus capacidades y habilidades, realizando grandes aportes en el trabajo para conseguir los objetivos y no solo se encontrarán obligados a desarrollar ciertas actividades rutinarias.

      A mi criterio esta es la gran diferencias entre empresas que logran el éxito y las que se quedan a mitad del camino: “Un Equipo de Trabajo adecuadamente desarrollado”

      ¡Gracias por un comentario tan interesante! pusiste sobre la mesa un tema clave para formar nuestro liderazgo…Saludos!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.