Los Empresarios Grandes (por modélicos)

Son personas que tienen la capacidad de descubrir y saber evaluar oportunidades en los negocios, reunir recursos y comportarse de forma que pueda tener éxito.

Son personas motivadas, dotadas para la acción y que asumen riesgos para lograr sus objetivos.

Sus cualidades:

Confianza en sí mismo

Conciencia de la tarea necesaria y del resultado que busca

Capacidad para dirigir personas y relacionarse con los demás

Estas cualidades guardan estrecha relación entre sí. Por ejemplo, puede suponerse que quienes tienen confianza en sí mismos estarán dispuestos a asumir la responsabilidad de sus propias decisiones y a correr los riesgos asociados.

No todos los empresarios son iguales y a menudo hay entre ellos notables diferencias. Algunos son fríos y arrogantes, otros cordiales y amables, y otros reservados y tímidos. Pero si se les considera desde el punto de vista de grupo, resulta evidente que los empresarios se diferencian marcadamente de los que no lo son.

Es poco probable que usted encuentre alguna vez un empresario que se destaque en la totalidad de las cualidades, pero en cambio es muy probable que los empresarios que usted admire tengan muy desarrolladas la mayor parte de ellas, sobre todo la confianza en sí mismo, la capacidad de asumir riesgos y el deseo de ser independiente.

Actitud Mental

Normalmente, tienen la madurez necesaria para reaccionar ante toda clase de experiencias. Son gente que sabe cómo encontrar satisfacción en su trabajo y que se enorgullece de sus realizaciones. Piensan constantemente en  sus actividades. Tienen sentido del humor que utilizan para contagiarlo y crear un ambiente optimista. Son capaces de desplazar su atención de un asunto a otro sin mayor esfuerzo.

Mediante su trabajo se proponen lograr metas positivas. Prefieren la compañía de personas para llevar a cabo su trabajo. Están siempre alerta a las oportunidades. Deben saber renunciar a una idea que no produzca resultados. 

Su capacidad para dirigir

Se pone de manifiesto en buena medida en la forma en que abordan la ejecución de las tareas. A menudo optan por realizar la tarea por métodos nuevos y mejores.

Procuran mirar las situaciones no sólo desde el punto de vista propio, sino también desde el de otras personas involucradas, con consideración por los demás y sus opiniones. Proporcionan a su gente orientación y consejo.

Tienen ideas originales y capacidad para ponerlas en práctica. Tratan constantemente de fortalecer y corregir sus debilidades. Organizan bien su tiempo y buscan la eficiencia. Permiten que otros les ayuden a lograr sus objetivos. Usan su posición para ayudar a otros que confían en su capacidad. Delega autoridad en sus colaboradores y mantiene la responsabilidad.

Saben cómo motivar a sus empleados. Algunos los motivan simplemente con la fuerza del ejemplo. Fomentan el amor propio en sus trabajadores. Mantienen informado a su personal. Comprenden que muy pocos están dispuestos a dar lo mejor de sí mismos, si no conocen el propósito de sus esfuerzos.  Se muestran abiertos al contacto personal con sus colaboradores. 

Saben que el trabajo en equipo puede alcanzar un aumento de los resultados individuales.

Ser empresario es un estilo de vida, que exige saber desempeñarse con independencia y un concepto positivo de sí mismo.

Alberto Aguelo

http://www.empresadehoy.com


Artículo escrito por empresadehoy

Empresadehoy.com, el blog para el empresario de acción. Artículos sobre economía, empresa, emprendedores, franquicias... y otros muchos temas que esperamos sean de su interés. Participe con sus comentarios. Su opinión nos interesa.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.