Saltar al contenido

¡Que te vaya bien es algo inevitable!

el 12 agosto 2021

Bien lo dicen: en la vida las hay de “cal y arena”. Muchas veces se recibirá cal, pero es un hecho que algún momento también habrá arena. Es algo estadístico. Suceden cosas malas, pero eventualmente también ocurren las buenas. Por esto, que te vaya bien es algo inevitable.

Si tu amor por las metas no fuese suficiente, si el deseo de victoria no alcanzase en momentos difíciles o la persistencia menguara, ¡refúgiate en la estadística! Es improbable que te acontezcan solo infortunios, es matemáticamente absurdo. Algo bueno sucederá, ¡seguro!, aunque sea precedido por mucha adversidad.

Y esto por ser algo exagerado. Porque los buenos resultados no tienen estadísticamente causal para considerarse  menos probables que los malos. Pero sirva la hipérbole para dar necesario consuelo a los agobiados por la lucha.

Que te vaya bien es algo inevitable

Ten muy presente lo siguiente: no hay una persona en este mundo que esté condenada a que todo le salga mal siempre.

No hay uno solo, ni aún el que teóricamente lo merezca. A todos les alcanzan los vientos favorables algún momento, de una u otra forma. Por esto, que te vaya bien es inevitable. Todo radica en saber aprovechar las bienaventuranzas con la misma intensidad que se viven los infortunios.

¿Por qué se vuelve pesada la caminata en tantas ocasiones?, ¿Cuál el motivo por el que el túnel parezca irremediablemente oscuro y sin fin?

Posiblemente la causa principal emerge de la función cerebral que activa los instintos de supervivencia y protección en los seres humanos. Ésa función que ha logrado que la especie evolucione miles de años entre amenazas y contrariedades.

Poseemos funciones cerebrales biológicamente diseñadas para protegernos del peligro.

Estas propiedades no han evolucionado igual que otras prestaciones del cerebro. Siguen considerando la presencia de “tigres” que amenazan nuestras vidas fuera de la caverna. El “tigre” no existe más, por supuesto, pero ha sido reemplazado por muchos hechos triviales y cotidianos que el cerebro considera peligrosos.

La mente magnifica los problemas (reales o ficticios) con el propósito de salvaguardarnos.

Por otra parte y que se sepa, no hay funciones cerebrales que exacerben la percepción de hechos positivos o bienaventuranzas. Ellos no son considerados con la misma intensidad y en la magnitud que tienen. Para decirlo sutilmente: no son sensaciones que embarguen el espíritu por mucho tiempo.

Ahora bien, en todo esto entra en juego una facultad privativa del ser humano: la conciencia. Ésta es la que permite experimentar la vida más allá de limitaciones estrictamente biológicas. Y es ella a la que se debe acudir para entender el hecho de que “te vaya bien es algo inevitable”. No hay túnel oscuro que no tenga una salida. Estar consciente de esto posiblemente no adelante la luz o la ruta de escape, pero permite transitar la oscuridad con algo más que esperanza.

Por otra parte, tomar consciencia que la fortuna tiene la misma ocurrencia estadística que el infortunio, debe activar un par de cosas:

En primer lugar, serenidad y templanza para transitar los momentos difíciles.

Y en segundo, el hecho de celebrar las victorias con la misma intensidad que se viven las tribulaciones.

Hay que aprender a CELEBRAR con todo sentimiento las cosas buenas que pasan. Porque para lamentar las malas somos expertos desde la cuna.

Si se tiene la convicción que los parabienes ocurren con la misma frecuencia que los infortunios, la vida toma otro color. El optimismo sosegado recupera terreno, la luz disipa sombras y permite un caminar más seguro.

Que te vaya bien es algo inevitable, no lo olvides y actúa en consecuencia. Renueva tu fe en la victoria, redobla tus esfuerzos.

Mantén los pasos firmes y ten los sentidos alerta. Aún cuando eventualmente estés recibiendo toneladas de cal, es inminente la pronta presencia de algo de arena. Que ése momento no te encuentre doblegado por la frustración o amargura, porque perderás la buena nueva.

De esto se trata la ecuanimidad y el equilibrio: de saber que la vida tiene sombras y luces, no solo unas u otras. Ambas. Y en proporciones iguales. Cuando se toma consciencia de ello el espíritu conoce la paz. Entonces se produce algo curioso: una luz permanente se impone sobre las eventualidades. ¿Comprendes la trascendencia de esto?

Alguien dirá, con razón, que si la estadística acompaña por igual fortuna e infortunio, entonces los buenos momentos tienen también un inevitable fin. ¡Por supuesto! Es completamente correcto. Pero nada de esto perturba el espíritu del ser equilibrado y ecuánime. Porque él sabe bien que poco valor tienen las victorias si no emergen de las pérdidas.

Es más. El triunfo más dulce es siempre producto de la derrota más amarga. Por ello ésta debe también ser apreciada, porque la noche es más oscura poco antes que salga el sol. Así de simple, sin dramas ni salvas.

No hay nada de “psicología canina” en esto. No son aspirinas para el alma. Es pura estadística. Lo bueno y lo malo tiene igual probabilidad de ocurrencia.

Solo estamos llamados a invertir nuestros mejores esfuerzos y actuar de buena fe. Respetando irrestrictamente los lineamientos de nuestra conciencia. Persistir es bueno, ser tenaz aún mejor, pero el fondo es más simple que esto: reconocer que no hay mal o bien que dure “cien años”, ni cuerpo o alma que lo resista 🙂

No bajes la cabeza en los momentos dolorosos, levanta la mirada. Endereza los hombros y acelera el caminar. Necesitas la mente ágil y lúcida, no abotargada. Proporciona espacio a los pensamientos negativos, es parte de lo natural, pero nunca les otorgues monopolio. Se fatalista si quieres, eso suele ayudar en consideraciones y acciones, pero nunca presumas que solo te espera el mal.

Y por sobre todo, no tengas miedo. Ni al proceso ni al resultado. Si erradicas de ti el temor a perder, entonces todo es siempre ganancia. Nunca pierde quién ha invertido lo mejor de sí en algo. Si el resultado no es el que se espera, solo quiere decir que será mejor luego.

¡Que te vaya bien es algo inevitable! Felicidades sean dadas y repartidas.

DATOS DEL AUTOR.-

Carlos Eduardo Nava Condarco, natural de Bolivia, reside en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, es Administrador de Empresas y Empresario. Actualmente se desempeña como Gerente de su Empresa, Consultor de Estrategia de Negocios y Desarrollo Personal, escritor y Coach de Emprendedores.

Autor del libro: “Emprender es una forma de Vida. Desarrollo de la Conciencia Emprendedora”

WEB: www.elstrategos.com

Mail: carlosnava@elstrategos.com

Facebook: Carlos Nava Condarco – El Strategos

Twitter: @NavaCondarco

Contenido Relacionado:

Asesor y Escritor en Estrategia de Negocios, Apoyo a Emprendedores y Desarrollo Personal. www.elstrategos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Excelente, su proyecciòn es ùnica para el entorno social, felicitaciones, Recomendado.

Responder

Me parece una verdad irrefutable, Carlos, siempre te leo porque tus temas son superinteresantes y de ayuda para crecer, me encanta conocer personas asertivas, positivas y empáticas como tú, saludos, siempre que me entero de tus valiosos artículos, el Señor te bendiga, saludos cordiales.

Responder

Carmelina muchas gracias por su comentario. Le envío cordiales saludos y mis mejores deseos de éxito.

Responder