Saltar al contenido

Ventajas y desventajas de aceptar tarjetas en tu negocio

el 20 agosto 2021

Si tienes un negocio y aún no decides aceptar tarjetas, seguramente no lo haces porque piensas que las comisiones son altas, el proceso es muy largo o simplemente crees que no lo necesitas, pero no aceptar tarjetas a esta altura, es de pensarse porque puede que se estés perdiendo más de lo que crees.

Ya que aceptar tarjetas de débito o crédito, sin importar de que sean de un banco u otro, permite recibir pagos más rápido, por ejemplo, al compararlo con el pago con cheques, o con el tiempo que tarja en que te envíen la orden de compra y esperar el pago. Podríamos decir que los pagos con tarjeta, en otras palabras, ayudan a mejorar el flujo de caja.

Una ventaja más de aceptar tarjeta es que tu ticket promedio puede crecer; según Forbes,la gente gasta más cuando no se limita al efectivo disponible en su cartera. Además de realizar compras más grandes, las personas que pagan con tarjeta son más propensas a realizar compras impulsivas que de otro modo no harían.

En la actualidad no solo existen las opciones de plásticos, también hay soluciones “weareables”, por lo que muchas personas podrían comenzar a pagar con sus tarjetas inalámbricas, teléfonos y hasta anillos, por ello aceptar un método de pago distinto al efectivo permitirá abrir sus posibilidades para que más clientes decidan comprar.

Ventajas y desventajas de aceptar tarjetas en tu negocio

Tus clientes también tienen ventajas

Si un día haces el ejercicio y preguntas si tus clientes prefieren una forma de pago, verás que la mayoría elegirá las tarjetas. Además de considerarlas más seguras y cómodas que otros métodos de pago, muchos titulares de tarjetas desean aprovechar los puntos, la devolución de dinero u otros programas de recompensa que ofrecen sus plásticos.

Dar esta oportunidad a tus clientes, convierte a tu negocio en un espacio de satisfacción. Además, permite a tus clientes tener claro en qué y dónde gastaron su dinero, pues con las transacciones con tarjeta de crédito se obtiene un registro electrónico de esta información, por lo que puedes brindar datos a tus clientes sobre movimientos que realizaron en tu local.

Tus clientes pueden comprar sin ir a tu tienda, no precisamente a través de una tienda en línea, pues algunas soluciones de pago con tarjeta te brindan la oportunidad de aceptar tarjeta a distancia simplemente a través de un link.

También si quieres ampliar tu presencia web, más allá de las redes sociales, el 90% de las compras online se realizan con tarjetas de crédito. Tu competencia en línea ya las acepta, y tendrás que hacer lo mismo para competir.

Costos de aceptar tarjeta

Es cierto que aceptar tarjetas trae consigo beneficios, pero también algunas personas ponen en entredicho que tendrás que cubrir costos de procesamiento. Para estar prevenido, es necesario conocer cuánto tienes que invertir, existen esencialmente tres tipos de comisiones: las transaccionales, las situacionales y las fijas, y cada una de ellas es un poco diferente.

Tarifas transaccionales. Las tasas transaccionales son el costo que más se hace en un procesador de tarjetas de crédito. Incluyen las tasas de reembolso de intercambio y las cuotas, que son las tasas que cobran las compañías de tarjetas de crédito o los bancos emisores de tarjetas de crédito.

Estas tasas se basan en el volumen total de las transacciones o, en otras palabras, en el importe de tus ventas en un mes determinado. Si estás en un plan fijo, entonces cada tasa se indicará como una tasa mayorista seguida del margen de beneficio. Esto te facilita ver lo que realmente estás pagando para que te paguen, como se dice.

Sin embargo, si utilizas un servicio con un plan de precios por niveles, que mientras más procesas más descuentos obtienes, entonces no conocerás lo que realmente estás pagando en tarifas transaccionales, porque se te indicará una tarifa total en lugar de una que revele el margen que estás obteniendo. Obviamente, esto es una desventaja para tu negocio.

Tasas incidentales. La temida tasa de devolución de cargos entra en esta categoría, al igual que muchas otras tasas frustrantes que aparecen cuando algo va mal. Si no tienes suficientes fondos en tu cuenta para cubrir los gastos de tu negocio se te puede cobrar una comisión por falta de fondos.

Si un cliente impugna un cargo de tu negocio, independientemente de que se haga efectivo o no, se te cobrará una comisión por solicitud de recuperación. Si se realiza, se te cobrará la desafortunada tasa de devolución de cargos (además de perder el dinero de la venta).

La única comisión que las empresas de comercio electrónico deben tener en cuenta es la del servicio de verificación de direcciones (AVS), que se cobrará en cada una de tus transacciones.

Comisiones fijas. Muchas de las comisiones que aparecen en el extracto de procesamiento de tu tarjeta de crédito entran en esta categoría y pueden ser las más confusas de todas (aunque no tienen por qué serlo). En primer lugar, es posible que posiblemente estás pagando una renta  de las terminales; esto es un mal negocio porque simplemente comprando un terminal una vez se ahorrará mucho dinero a largo plazo.

En segundo lugar, es posible que vea una «cuota anual». Esta es una cuota sin sentido, completamente arbitraria, y definitivamente no es algo que necesites pagar.

En tercer lugar, las tasas de la pasarela de pago son similares a las tasas de terminal, pero se aplican a las empresas de comercio electrónico. Si pagas esta tasa, debes saber que hay muchas empresas de procesamiento que la ofrecen de forma gratuita.

En cuarto lugar, las comisiones mínimas mensuales las cobran los proveedores que quieren tu dinero si no alcanza un determinado objetivo de ventas cada mes. Los mejores procesadores de tarjetas de crédito no te quitarán el dinero por no ganar mucho, así que considera deshacerse de tu procesador actual si has estado viendo esta tarifa.

A pesar de eso, es más un beneficio; algunos negocios pequeños o que sólo tienen dinero en efectivo se preocupan por no poder permitirse aceptar pagos con tarjeta. La verdad es que la mayoría de los negocios ya no pueden permitirse no hacerlo.

Hoy en día existen paquetes de servicios comerciales para empresas de todos los tamaños. Además, añaden legitimidad incluso a los negocios más pequeños. La verdad es que el aumento de las ventas que experimentan la mayoría de las empresas después de empezar a aceptar pagos con tarjeta compensa con creces sus gastos de procesamiento.

En resumen: aceptar pagos con tarjeta es casi siempre un beneficio para las empresas y los clientes. Una vez que las empresas añaden el pago con tarjeta, rara vez, o nunca, miran atrás.

Contenido Relacionado:

Escrito por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.