¿Quieres hacer Negocios globales? Aprende inglés

Listo o no, el inglés es ahora el idioma global de los negocios. Cada vez más empresas multinacionales piden inglés como el lenguaje corporativo común -Airbus, Daimler-Chrysler, Fast Retailing, Nokia, Renault, Samsung, SAP, Technicolor y Microsoft en Beijing, entre otras- en un intento por facilitar la comunicación y el rendimiento en funciones geográficamente diversas y emprendimientos comerciales.

Adoptar un modo común de hablar no es solo una buenavidea; es una necesidad, incluso para una empresa estadounidense con operaciones en el extranjero, por ejemplo, o una empresa francesa centrada en clientes nacionales. Imagine que un grupo de vendedores de la sede central de París de una empresa se reúnen para una reunión. ¿Por qué te importa si todos pueden hablar inglés? Ahora considere que el mismo grupo realiza una llamada de ventas a una empresa también con sede en París, sin darse cuenta de que el cliente potencial estaría trayendo empleados de otros lugares que no hablaban francés. Esto sucedió en una compañía con la que trabajé. Sentados juntos en París, los empleados de esas dos compañías francesas no pudieron cerrar un trato porque las personas en la sala no podían comunicarse. Fue una llamada de atención sorprendente, y la compañía pronto adoptó una estrategia de lenguaje corporativo en inglés.

Preocupaciones similares llevaron a Hiroshi Mikitani, el CEO de Rakuten, el mayor mercado en línea de Japón, a ordenar en marzo de 2010 que el inglés fuera el idioma oficial de la empresa. El objetivo de la compañía era convertirse en la compañía número uno de servicios de Internet en el mundo, y Mikitani creía que la nueva política, que afectaría a unos 7.100 empleados japoneses, era vital para lograr ese objetivo, especialmente porque los planes de expansión se concentraban fuera de Japón. También se sintió responsable de contribuir a una visión del mundo ampliada para su país, una nación insular conservadora.

Quieres hacer Negocios globales, Aprende inglés

La empresa multimillonaria -un cruce entre Amazon.com y eBay – estaba en una ola de crecimiento: había adquirido PriceMinister.com en Francia, Buy.com y FreeCause en los EE. UU., Play.com en el Reino Unido, Tradoria en Alemania, Kobo ebooks en Canadá, y estableció empresas conjuntas con importantes empresas en China, Indonesia, Taiwán, Tailandia y Brasil. En serio sobre el cambio de idioma, Mikitani anunció el plan a los empleados no en japonés sino en inglés. Durante la noche, los menús de la cafetería en japonés fueron reemplazados, al igual que los directorios en los ascensores. Y afirmó que los empleados tendrían que demostrar competencia en un sistema internacional de puntuación en inglés dentro de dos años, o correr el riesgo de ser degradados o incluso despedidos.

Los medios recogieron la historia al instante, y el Japón corporativo reaccionó con fascinación y desdén. El CEO de Honda, Takanobu Ito, afirmó públicamente: "Es estúpido que una compañía japonesa solo use el inglés en Japón cuando la fuerza de trabajo es principalmente japonesa". Pero Mikitani confiaba en que era la decisión correcta, y la política está dando sus frutos. El mandato inglés le ha permitido a Mikitani crear una organización notablemente diversa y poderosa. Hoy, tres de cada seis ejecutivos senior en su organización de ingeniería no son japoneses; Ni siquiera hablan japonés. La compañía continúa buscando agresivamente a los mejores talentos de todo el mundo. La mitad de los empleados japoneses de Rakuten ahora pueden participar adecuadamente en la comunicación interna en inglés, y el 25% se comunican en inglés con sus socios y compañeros de trabajo en subsidiarias extranjeras regularmente.

Adoptar una política lingüística global no es fácil, y las empresas invariablemente tropiezan en el camino. Es radical, y es casi seguro que se encuentre con la firme resistencia de los empleados. Muchos pueden sentirse en desventaja si su inglés no es tan bueno como el de los demás, la dinámica del equipo y el rendimiento pueden verse afectados, y el orgullo nacional puede ser un obstáculo. Pero para sobrevivir y prosperar en una economía global, las empresas deben superar las barreras idiomáticas, y el inglés será casi siempre el terreno común, al menos por ahora.

El idioma de más rápida expansión en la historia de la humanidad, el inglés se habla en un nivel útil por unos 1,750 millones de personas en todo el mundo, es decir, uno de cada cuatro de nosotros. Hay cerca de 385 millones de hablantes nativos en países como EE. UU. Y Australia, cerca de mil millones de hablantes con fluidez en países anteriormente colonizados como India y Nigeria, y millones de personas en todo el mundo que lo han estudiado como segundo idioma. Se estima que 565 millones de personas lo usan en Internet.

Los beneficios del dominio del inglés, son significativos; sin embargo, relativamente pocas compañías han implementado sistemáticamente una política en inglés con resultados sostenidos. Un marco de adopción para guiar a las empresas en sus esfuerzos lingüísticos y de cómo aprender inglés está disponible en este artículo. Todavía hay mucho que aprender, pero las historias de éxito sí existen. Los adoptantes encontrarán ventajas significativas.

¿Por qué solo inglés?

No cabe duda de que el multilingüismo sin restricciones es ineficiente y puede evitar interacciones importantes y obstaculizar el logro de objetivos clave. La necesidad de coordinar estrechamente las tareas y trabajar con clientes y socios en todo el mundo ha acelerado el avance hacia el inglés como el idioma oficial de los negocios, sin importar dónde tengan su sede.

Tres razones principales están impulsando el avance hacia el inglés como estándar corporativo.

Presión competitiva.

Si desea comprar o vender, debe poder comunicarse con una amplia gama de clientes, proveedores y otros socios comerciales. Si tiene suerte, compartirán su idioma nativo, pero no puede contar con ello. Las empresas que no logran diseñar una estrategia de idioma esencialmente están limitando sus oportunidades de crecimiento a los mercados donde se habla su idioma, lo que las pone en desventaja frente a los competidores que han adoptado políticas de solo inglés.

Globalización de tareas y recursos.

Las diferencias de idioma pueden causar un cuello de botella, una Torre de Babel, por así decirlo, cuando los empleados geográficamente dispersos tienen que trabajar juntos para cumplir los objetivos corporativos. Un empleado de Bélgica puede necesitar información de una empresa en Beirut o México. Sin un terreno común, la comunicación sufrirá. Una mejor comprensión del lenguaje brinda a los empleados más información de primera mano, que es vital para una buena toma de decisiones. El gigante suizo de la alimentación Nestlé experimentó grandes mejoras de eficiencia en la compra y contratación gracias a la aplicación del inglés como estándar de la empresa.

Las negociaciones con respecto a una fusión o adquisición son lo suficientemente complicadas cuando todos hablan el mismo idioma. Pero cuando no lo hacen, los matices se pierden fácilmente, incluso en simples intercambios de correo electrónico. Además, la integración transcultural es notoriamente engañosa; Es por eso que cuando Hoechst de Alemania y la francesa Rhône-Poulenc se fusionaron en 1998 para crear Aventis, la quinta empresa farmacéutica más grande del mundo, la nueva empresa eligió el inglés como idioma de operación en francés o alemán para evitar ser favoritos. Un elemento de marca también puede entrar en juego. En la década de 1990, Merloni, un fabricante de electrodomésticos de tamaño medio relativamente desconocido, adoptó el inglés para mejorar su imagen internacional, lo que le dio una ventaja al adquirir empresas rusas y británicas.

Obstáculos a las políticas acertadas del idioma inglés

Sin duda, las políticas de un solo idioma pueden tener repercusiones que disminuyen la eficiencia. La evidencia de mi investigación en Rakuten -junto con un estudio que realicé con Pamela Hinds de la Universidad de Stanford y Catherine Cramton de la Universidad George Mason en una compañía a la que llamaré GlobalTech y un estudio que realicé en una empresa que llamaré FrenchCo- revela los costos que las reglas globales en inglés pueden crear. La implementación adecuada mitiga los riesgos, pero incluso los planes bien considerados pueden encontrar dificultades. Aquí hay algunos de los más comunes.

El cambio siempre viene como un shock.

Ninguna cantidad de advertencia y preparación puede evitar completamente el golpe psicológico a los empleados cuando el cambio propuesto se convierte en realidad.

El cumplimiento es irregular.

La orden de usar inglés creó un problema diferente para un representante de servicio en GlobalTech. Con sede en Alemania, la empresa de tecnología tenía filiales en todo el mundo. Hans, un representante del servicio, recibió una llamada frenética de su jefe cuando la operación multimillonaria de servicios financieros de un cliente clave se detuvo debido a un error del software. Cientos de miles de dólares estaban en juego tanto para el cliente como para GlobalTech. Hans llamó rápidamente al departamento técnico de India, pero el equipo de software no pudo abordar el problema porque todas las comunicaciones estaban en alemán, a pesar de la política de solo inglés instituida dos años antes que requería que todas las comunicaciones internas (reuniones, correos electrónicos, documentos y llamadas telefónicas) se llevará a cabo en inglés. Mientras Hans esperaba que se tradujeran los documentos, la crisis siguió intensificándose. Dos años después de la implementación, la adopción fue lenta.

La autoconfianza se erosiona.

Cuando los hablantes no nativos se ven obligados a comunicarse en inglés, pueden sentir que su valor para la empresa se ha reducido, independientemente de su nivel de fluidez.

La seguridad laboral falla.

Aunque lograr la fluidez suficiente es posible para la mayoría, la realidad es que, con la adopción de una política de solo inglés, los requisitos laborales de los empleados cambian, a veces de la noche a la mañana. Esa puede ser una píldora amarga para tragar, especialmente entre los mejores estudiantes del inglés.

Los empleados se resisten.

No es inusual escuchar a hablantes no nativos volver a su propio idioma a expensas de sus colegas de habla inglesa, a menudo porque es más rápido y más fácil realizar reuniones en su lengua materna. Otros pueden tomar medidas más agresivas para evitar hablar inglés, como la celebración de reuniones en momentos inoportunos.

En otros casos, los documentos que se supone que están compuestos en inglés pueden escribirse en la lengua materna.

El rendimiento sufre

La conclusión es impactante cuando los empleados dejan de participar en la configuración del grupo. Una vez que la participación disminuye, los procesos se desmoronan. Las empresas se pierden las nuevas ideas que podrían haberse generado en las reuniones. La gente no informa errores costosos u ofrece observaciones sobre errores o decisiones cuestionables. Uno de los ingenieros de la oficina en india de GlobalTech explicó que cuando las reuniones se revertían al alemán, su capacidad de contribuir se cortaba. Perdió información importante, especialmente en intercambios colaterales, a pesar de recibir notas de la reunión más tarde. A menudo, esos comentarios rápidos contenían información contextual importante, análisis de antecedentes o hipótesis sobre la causa raíz de un problema en particular. Él no participó en las reuniones ni aprendió de las discusiones de resolución de problemas.

También puedes leer: 10 Oportunidades que todo emprendedor está perdiendo por no aprender nuevos idiomas

Acerca del autor: Este articulo fue escrito por Julio Castro.


Artículo escrito por Autor Invitado

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

2 Comentarios en este artículo
  1. ramon Reply

    Excelente articulo sobre la necesidad de usar el ingles pero tambien los riesgos que implican para la empresa

  2. Open English Reply

    Este es un claro ejemplo de la importancia de aprender inglés para potencializar tus oportunidades profesionales y facilitar el proceso de adaptación ante medidas de adopción del inglés como el idioma oficial en una empresa o industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.