¿Sientes miedo a hablar en público?

Imagina que estás de pie, frente a una audiencia de varias decenas de personas a punto de iniciar tu intervención. Comienzas a sentir una explosión de adrenalina, el ritmo cardíaco se acelera, las manos te sudan y te tiembla la voz… Te sientes extremadamente expuesto, vulnerable y evaluado. Rápidamente pasas de la inseguridad al miedo.

Tener la habilidad para Hablar en público se ha convertido una necesidad. Desde participar en una reunión informal hasta plantear nuestro desacuerdo ante cualquier grupo. Y en el ámbito profesional todavía con mayor motivo necesitamos comunicarnos en público, con frecuencia debemos participar en grupos de trabajo, reuniones y realizar presentaciones o ponencias.

Según un estudio de la Universidad de California, una de cada tres personas (75%) padece de miedo a hablar en público, este miedo, en su forma más extrema, se convierte en “glosofobia”, una fobia con mayor incidencia incluso que la aversión a las arañas o el pánico a volar.

Y es que en el “ranking” de miedos, hablar en público ocupa el primer lugar, incluso por encima del miedo a la muerte, que ocupa el cuarto. Estos datos llevaron Jerry Seinfeld (humorista americano) a la conclusión de que en un funeral la mayoría de los asistentes preferiría estar en el ataúd que pronunciando el discurso fúnebre.

¿Por qué nos cuesta tanto hablar en público?

Hablar en Publico

Nuestro cerebro esta programado para sobrevivir y, para ello uno de los mecanismos que sigue es detectar peligros. Cuando nos enfrentamos a un grupo de personas que nos observa, nuestro cerebro límbico lo interpreta como un peligro automáticamente, por eso, la reacción física no se hace esperar.

Nacemos con ese mecanismo y es natural sentir ansiedad cuando tenemos que hablar en público, forma parte de nuestro cerebro emocional. Esta ansiedad en niveles razonables puede ayudarnos a estar mejor preparados porque la adrenalina nos aporta una dosis extra de energía y nos hace estar más alerta.

El problema surge cuando este miedo se desata y llega a paralizarnos, cuando deseamos “salir corriendo” o ser invisibles porque, inevitablemente, nuestro auditorio lo detectará y nuestro mensaje pasará a un segundo plano.

¿Qué se esconde tras ese deseo de salir corriendo?

Muchas veces proviene del miedo a las críticas, a ser evaluados negativamente, al fracaso, a no ser capaces de demostrar nuestras habilidades, a posibles reacciones negativas de nuestra audiencia, a la pérdida de prestigio…

Según algunos autores (R. Santandreu) tenemos miedo porque nos sentimos inseguros cuando buscamos la valoración, el respeto y la aceptación de los demás. Pero ¿Es tan importante para nosotros la opinión de los demás?

¿Qué pasaría si una presentación no nos saliera como esperamos? ¿Ocurriría algo realmente terrible?

Lánzate

Nadie nace siendo un orador genial, del mismo modo que nadie nace sabiendo andar, si cuando empezásemos a dar nuestros primeros pasos nos desanimásemos, nadie sería capaz de conseguirlo.

Una de las claves para enfrentarnos con esta dificultad es empezar a practicar cuanto antes. Dejar de eludir este tipo de situaciones, de ocultarnos y pasar desapercibidos y mostrarnos tal como somos. Es cuestión de ejercitar el músculo de la confianza, en nosotros mismos y en nuestro auditorio.

Créetelo

¿Qué diálogo mantienes contigo mismo? Es muy diferente empezar a hablar teniendo en mente un “yo puedo” que un “me va a salir fatal”.

Si quieres fluir y transmitir autenticidad es fundamentar que creas lo que estás diciendo. Tu voz y tu cuerpo transmiten al menos tanto como el contenido de tu discurso (se dice que la comunicación no verbal ocupa el 93% del mensaje).

En relación con el público ¿qué te ayudará más, considerarlo un enemigo o como un grupo de personas interesadas en lo que tienes que explicar?

Suele ser útil plantear las intervenciones desde el punto de vista del servicio que prestamos a nuestro auditorio. Si pensamos qué vamos a aportar a los demás, cómo podemos contribuir con nuestras palabras, desviaremos nuestra atención de nosotros y aliviará nuestra tensión.

Mejorando nuestra autoconfianza es muy posible que poco a poco el miedo a hablar en público se minimice. Un trabajo de autoconocimiento personal nos permitirá comprometernos con nuestro desarrollo y tomar las riendas de nuestra vida conectando con nuestra autenticidad. Cada vez que nos enfrentamos a un nuevo reto, como hablar en público, estamos dándonos la oportunidad de mejorar.

¿Y a tu?

¿En qué te limita el miedo a hablar en público?

¿Cómo mejorará tu vida cuando consigas superarlo?

Recuerda que eres dueñ@ de tu vida, convierte tu libertad en valor.

Sobre la autora:

Isabel Gómez, es Mentora y Coach Profesional. Licenciada en Ciencias del Trabajo, Master en Marketing, MBA y Emprendedora vocacional.

Isabel ayuda a personas que desean iniciar un nuevo proyecto profesional y necesitan apoyo para desarrollar sus competencias, diseñar un modelo de negocio realista y definir estrategias y acciones rentables de marketing y ventas con el programa REINVENTA TU CARRERA. www.reinventatucarrera.com


Artículo escrito por Isabel Gomez Lopez

Isabel Gómez López es Coach Ejecutivo y Personal. Licenciada en Ciencias del Trabajo, Master en Marketing y MBA. Isabel ayuda a personas que desean iniciar un nuevo proyecto profesional y necesitan apoyo para desarrollar sus competencias, diseñar un modelo de negocio realista y definir estrategias y acciones rentables de marketing y ventas con el programa REINVENTA TU CARRERA. www.reinventatucarrera.com www.ReinventaTuCarrera.com @_isabel_gomez

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

2 Comentarios en este artículo
  1. Noticias Cartagen Reply

    me parece genial estos tips para que las personas empiezen a perder el miedo. muy buen contenido gracias.

  2. Isabel Gomez Lopez Reply

    Me alegra que te haya gustado.

    Un abrazo!

    Isabel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.