Saltar al contenido

Los Síndromes Empresariales

el 13 septiembre 2021

Querido lector, me es grato en está ocasión compartir contigo lo que he observado en las empresas a lo largo de más de una década en mi actividad como coach empresarial. Las empresas de todo tipo y tamaño enfrentan obstáculos externos e internos para su crecimiento y desarrollo, siendo los más fuertes y difíciles de atender, los de carácter interno. Las empresas están integradas por personal, con culturas diversas (entiéndase como cultura: usos, hábitos y costumbres), por ende, con diversos intereses y perspectivas de visión de vida. En este nicho cultural es donde se encuentran los “Síndromes empresariales”.

Bajo el concepto de salud entendamos qué es un síndrome:

“Conjunto de síntomas o afecciones que se presentan juntos y sugieren la presencia de cierta enfermedad o una mayor probabilidad de padecer de la enfermedad.”

Entonces, haciendo la analogía empresarial, podemos decir que un síndrome empresarial trata de un conjunto de síntomas que aflora ante una enfermedad interna de los centros de trabajo.

La ansiedad, estrés, fatiga… son condiciones comunes a las que pueden verse sometidos los empleados al enfrentarse a diversas situaciones dentro del ambiente laboral. Sumados a estos, se registran síndromes o trastornos que pueden afectar el desempeño de un equipo de trabajo y la salud mental de quien los padece.

Durante estos últimos dos años (2020 y 2021) uno de los términos más escuchados fue el “BURNOUT”, cuya denominación se refiere a «síndrome del trabajador quemado». Presenta síntomas como agotamiento físico y mental, falta de motivación, cambios en el estado de ánimo y ha sido incluido en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un problema asociado al empleo o al desempleo, pero también al denominado “TELETRABAJO» o llamado «HOME OFFICE”.

Con la crisis global a causa de la Covid-19, el “BURNOUT” tuvo un alto auge en labores relacionadas a la atención, incluyendo a los profesionales de la salud, docentes y personal de atención al usuario.

También, como resultado de la pandemia y la alta exposición a la tecnología por la necesidad de implementar el trabajo remoto, se registraron altos niveles de “TECNOESTRÉS”, catalogado como el cansancio mental causado por exceso de información recibida desde Internet. Presenta entre sus síntomas: dificultad para comprender, falta de concentración, agotamiento, dolores de cabeza y vista cansada. Puede ser clasificado en tecnoansiedad, tecnofatiga y tecnoadicción.

El acoso laboral o “MOBBING”, que es erróneamente relacionado con el “BURNOUT” y con el “BULLYING”; sin embargo, se refiere al acoso y hostigamiento al empleado por los jefes, puestos superiores o compañeros de trabajo. Quienes se han visto sometidos al “MOBBING” pueden llegar a padecer el síndrome de “ESTOCOLMO LABORAL”, relacionado a la identificación que mantiene el empleado de una empresa con su trabajo a pesar del maltrato psicológico recibido. Estos síndromes (entre otros tantos) se catalogan como factores de riesgo psicosocial (FRPS), que en México son evaluados y sancionados por la NOM-035-STPS.

A continuación, te mencionare una pequeña descripción de los síndromes más comunes en la empresa:

Síndromes Empresariales

SÍNDROME BURNOUT: EL QUEMADO O ABURRIDO EN EL TRABAJO

Éste fenómeno se produce cuando existe la combinación peligrosa de 4 elementos: aburrimiento del trabajo, escasa exigencia por parte de los superiores, desinterés debido a la ausencia de tareas o por lo contrario excesivas cargas de trabajo y poco reconocimiento. Entre las causas que identifica en este síndrome se encuentran: la falta de planificación, duplicidad de funciones en otros puestos, acaparamiento de las tareas más motivadoras por parte de los superiores u otros compañeros, tareas muy rutinarias, o falta de promoción interna, entre otros.

SÍNDROME DE SOLOMÓN: CONDICIONADOS POR LA ACTITUD DE OTROS

Es cuando un colaborador toma decisiones o adopta comportamientos para evitar sobresalir o destacar demasiado dentro de la organización y asume conscientemente y de manera voluntaria las opiniones de la mayoría para ser aceptados.

MOBBING: ACOSO LABORAL

Es un tipo de violencia laboral, ejercida por personas sin distinción de género, de forma sistemática y por un tiempo prolongado con el objetivo de provocar daño deliberado. El acoso laboral en el trabajo, es tanto la acción de un hostigador o varios hostigadores conducente a producir miedo, terror, desprecio o desánimo en el trabajador afectado hacia su trabajo.

EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO LABORAL: EMPATÍA CON EL EXPLOTADOR

Éste síndrome surge cuando el empleado se aferra a permanecer en un empleo donde el ambiente es hóstil. A diferencia del síndrome clásico, aquí la víctima no es forzada a estar en algún lugar, sino que lo hace por su propia voluntad. El jefe es hóstil, lo justifican y lo siguen con el falso testimonio de estar convencidos y decirse asimismo “Me hace crecer profesionalmente”.

SÍNDROME DE PETER PAN: MIEDO A CRECER

Se da en colaboradores que no desean crecer dentro de la empresa dedicándose a permanecer en una actividad que dominan y no desear el desarrollo y crecimiento dentro de la empresa. En esta categoría entran las empresas que no quieren crecer, el crecimiento para ellas es un proceso difícil, lleno de riesgos y esfuerzos notables.

TECNOESTRÉS: FATIGA INFORMATIVA

Es un síndrome generado de adaptación causada por la falta de habilidad para tratar con las nuevas tecnologías y se da principalmente con individuos mayores de 50 años. Hoy en día, con la pandemia se han visto OBLIGADOS al uso de aplicación y sistemas remotos de comunicación como ZOOM, GOOGLE MEET, FACEBOOK LIVE, y de sistemas de gestión vía remota. La falta de conocimiento, habilidad y destreza los ha llevado incluso a un alto nivel de activación psicofisiológica, malestar y el desarrollo de actitudes negativas hacia la tecnología.

EL SÍNDROME DE ANAT (muy parecido al síndrome de Ganímedes): GANAR PRESTIGIO CON IDEAS AJENAS

Se trata de una conducta deliberada de una persona o un grupo de apropiarse de ideas ajenas para atribuírselas como propias y presentarlas como tal ante sus superiores. Se trata de una conducta que suele relacionarse con los mandos, pero puede darse en cualquier nivel dentro de la organización dado que son conductas oportunistas, con pocos valores éticos y más propia de empresas de organización vertical en la que más que incentivarse el talento personal, se atiende a los mandos. La consecuencia puede ser la fuga de talento, desinterés en el trabajo y malas relaciones laborales.

EL SÍNDROME DE GANÍMEDES: LIMITADOS A UNA TAREA

Es aquella actitud orientada a la explotación de una cualidad del subordinado, limitando su desarrollo a un área específica o parte del proceso, la cual es asumida por el supervisor en beneficio propio. La pérdida de la comunicación y el desinterés progresivo del trabajador afectado son algunas de las consecuencias más inmediatas.

EL SÍNDROME DE CRONOS: MIEDO PATOLÓGICO A SER DESPLAZADO

Es el miedo a ser desplazados o sustituidos. Suele relacionarse con perfiles ejecutivos que impiden que su equipo o los subalternos destaquen por miedo a perder su reputación. El mismo desprecio que suelen manifestar con los empleados se traduce en absoluta obediencia cuando tratan con sus superiores. Es el clásico: “YO LO HAGO, Y NO ENSEÑO”.

EL SÍNDROME MÜNCHAUSEN: LOS SALVADORES DE LA EMPRESA

Se da en los colaboradores y jefes que se les tildan así mismos de “salvadores de la empresa”. Gente que dedican «demasiado» tiempo y recursos para resolver una situación conflictiva, haciéndolo además de manera ostensible e informando de los logros a la gerencia de la empresa. Podemos encontrarnos, en algunos casos, con que el propio «salvador» es parte del origen del problema.

EL SÍNDROME DE BERGERAC: NO QUERER SER RECONOCIDOS

De baja autoestima puede considerarse tanto a aquel que se apropia de las ideas ajenas para destacar, como el que las oculta y se empeña en pasar desapercibido dentro de la organización. Es a los de esta segunda categoría a quienes se les atribuye el denominado Síndrome de Bergerac. Suelen ser personas con falta de confianza en sí mismos que ceden de forma voluntaria sus logros o méritos profesionales a terceros.

SÍNDROME DEL CÓDIGO DE HAMMURABI: LA COMPLEJIDAD HACE LA PERFECCIÓN

Se caracteriza por el establecimiento de complejísimos conjuntos de normas internas que obstaculizan la comunicación en el seno de la empresa. Genera un sinfín de trámites, comprobaciones, reportes estériles, poca claridad en sus proceso y políticas.

KAROSHI: TRABAJAR HASTA MORIR

Hace referencia a unos niveles extremos de estrés por exceso de trabajo que pueden acabar en muerte. El término proviene de Japón y se asocia al exceso de trabajo en ambientes sumamente competitivos y en los que se exigen altísimos niveles de producción.

SÍNDROME DE HAMLET: LO URGENTE NO ES URGENTE

Directivos que viven en un estado de duda permanente que limita sus decisiones. Normalmente, suelen tener aptitudes para el control y la explicación de los fallos. Sin embargo, suelen fracasar a la hora de tomar decisiones urgentes o, simplemente, trascendentes. Pierden la visión de que no solamente importa tomar la mejor decisión, sino también hacerlo en el momento adecuado.

En las empresas el activo más importante es el capital humano. En la actualidad, las empresas destinadas a subsistir son aquellas que dan gran importancia por estar sanas internamente y para ello requieren de diagnósticos que les permitan identificar y prevenir estas enfermedades internas que se pueden transformar en crónicas y poner en riesgo su existencia.

¿Has sufrido algunos de los síndromes mencionados aquí? ¿Conoces a alguien que haya sufrido uno de estos síndromes? ¡Deja tus comentarios y aportes acerca del tema!

Contenido Relacionado:

Escrito por

“Joven, excitante, moderno y bello”. Egresado de la UVM como LAE, tiene un posgrado en el ITESM en MKT, cuenta con diversas certificaciones avaladas por el sistema CONOCER, como coach, consultor y capacitador, con 15 años de experiencia como coach empresarial y 8 como conferencista. En su labor profesional destaca impulsar a empresarios y micro empresarios para desarrollar su potencial comercial y humano. Es director asociado de la empresa “Quality & Coaching”, miembro de “La red mundial de conferencistas” y de “La red nacional de coaching”. Su misión de vida es “Ser un facilitador de empresas y micro empresas buscando su rentabilidad y calidad humana, mediante herramientas de fácil aplicación y con resultados medibles”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Excelente información, que todo mundo debemos conocer y desarrollar estrategias para evitarlos. Indudablemente que estos síndromes, lejos de ser productivos, nos enferman y dañan el contexto organizacional.
Gracias Donaciano Ricardo

Responder

Donaciano Ricardo, muchas gracias por esta información, es realmente interesante como nos muestras estos síndromes empresariales tan evidentes y al mismo tiempo tan ocultos. Mucho para revisar! Saludos

Responder