Saltar al contenido

5 Tips para construir una marca que hará que tu empresa destaque

el 22 diciembre 2019

La marca no solo es un logo bonito, es necesario que eso te quede bien claro: la marca es lo que tus clientes creen de tu negocio. Así lo explica el fundador de Amazon, Jeff Bezos: “tu marca es lo que otras personas dicen de ti cuando no estás presente”. Así que podríamos decir que tu marca es tu reputación.

Como negocio pequeño debes entender que el mercado dicta que una marca exitosa tiene que ser consistente en cuanto a comunicación y experiencia. Por lo tanto, construir tu marca no sucede de noche a la mañana ni en unos meses, es un proceso largo, pero que al final servirá para mantenerte en el mercado.

Así es, el trabajo largo y extenuante que deberás hacer servirá para realizar todo lo que una gran marca logra: establecer relaciones de largo plazo con sus clientes y convertirlos en voceros de lo bueno que es tu negocio.

¿Qué es construir una marca?

Como dijimos, construir una marca es posicionarla en el mercado a través de diferentes estrategias de marketing y campañas cuyo fin es crear una imagen única en el mercado, así que básicamente es la mezcla de dar una buena impresión y sobresalir de tu competencia.

Es cierto que, si tienes una pequeña empresa, es más accesible construir una marca desde el mundo digital y presencial, por ello podrías aprovechar un gran sitio de Internet, mejorar la experiencia de usuario, las redes sociales, emails y otras herramientas digitales para construir tu marca.

Pero no olvides que, si tu negocio es físico, deberás demostrar siempre en el lugar porque es un excelente lugar y por el cual deberían regresar. Por ello, aquí te damos cinco tips para construir tu marca:

Tips para construir una marca que hará que tu empresa destaque

1. Crea un plan de negocios

Toda empresa necesita un plan de negocios para comenzar. Tienes que definir la misión de crear tu negocio y qué objetivos quieres alcanzar. Con ello puedes definir el objetivo principal, la visión, los valores y todo lo que conforma a tu empresa de manera intangible pero que, sin ellos, no podrás destacar.

Cada negocio exitoso tiene una razón de existir y el tuyo no puede ser la excepción, por ello siempre debes preguntarte lo siguiente para definir el proceso de tu plan de negocios: ¿Por qué existes?, ¿qué te hace diferente?, ¿qué problemas solucionas?, ¿por qué te interesa la gente?

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a establecer las bases de tu plan, saber si vas por buen camino y sobre todo, serán la guía de todos los días de tu empresa.

Si aún no tienes idea, puedes plantearlo de la siguiente forma: ¿Qué productos o servicios puedes ofrecerle a tus clientes?, ¿Qué necesitas hacer para ser diferente a la competencia?,

¿Por qué lo estás haciendo? Es decir, en esta última pregunta responde porque te apasiona tu negocio, la razón de su existir no solo debe ser la de generar ganancias, también la de satisfacer necesidades tuyas y de tus clientes.

2. Dale una identidad a tu negocio

Este quizá es el paso más complejo y tardado, pero un primer paso puede ser al definir tu nombre y logo. Esto es importante porque te seguirán toda la vida. Es verdad que siempre puedes modificar tu logo, pero muestra mucho de tu personalidad, así que estúdialo bien, define exactamente qué quieres proyectar y deja ese trabajo a un profesional.

El conocimiento de un diseñador profesional te puede ayudar a muchas cosas más que solo realizar el dibujo de tu marca. Te ayudará a desarrollar una guía de estilo visual, para que todo lo que crees tenga consistencia en lo que lo utilices.

Te ayudará también, con los colores, la tipografía, iconografía, fotos necesarias, elementos para tu página y todo lo necesario para mostrar una imagen única.

Una vez que tengas claro el logo y colores de tu imagen, es necesario que le construyas una voz y tono. Básicamente es la forma en cómo te comunicas con tus clientes para obtener la respuesta que estás buscando, por lo que tu voz puede ser: profesional, amistosa, autoritaria, tecnica, de venta, o conversacional. Existen muchos estilos, pero tu sabrás cuál es la mejor para tu audiencia.

Si utilizas una voz y tono correcto, tienes más posibilidades de conectar con tus clientes, esto te servirá en caso de que tengas constante comunicación con ellos, cuando los recibes en tu negocio, cuando les mandas un mail e incluso cuando les cobras por tu servicio. Servirá para que te reconozcan por tu “forma de hablar”.

Una vez que tengas definidos estos dos, podrás demostrar tu personalidad, es decir la manera única en la que te comunicas con tus clientes. Tendrás que hacer que exista en cada una de las interacciones que tengas con tus clientes.

Algunos ejemplos son la comunicación que tienes directa con ellos, si les hablas de tú o usted, si les cuentas historias reales que han pasado en tu negocio, si solo les hablas en forma de promoción o si describes tus productos o servicios de una forma clara o técnica.

3. Define a tus clientes

Construir tu marca solo les hará sentido a ciertas personas, no todas tienen la capacidad de entender y eso te debe quedar bien claro: no es posible que todo el mundo sea tu cliente. Así que es indispensable que definas a tu cliente ideal, es decir, a tu Buyer Persona.

La clave de construir tu marca es ser específico ante tus clientes y por ello, es necesario que conozcas su comportamiento y estilo de vida. Por ejemplo: ¿tus clientes son mamás?, si lo son ¿son mamás solteras? ¿Les gusta la tecnología?, ¿son más de gadgets o programación?

Es indispensable que seas muy específico en la audiencia que quieres llegar y no dejar algo tan vago, porque tus mensajes no pueden ser bien recibidos.

Crea a tu comprador ideal para crear una marca que cubra sus necesidades, les sepas cómo hablar y conozcas qué esperan de ti. Una solución es crear un perfil ficticio de un comprador ideal. Para ello, define su edad, género, dónde vive, cuánto gana, su grado de estudios.

Sé más específico y detalla qué lo motiva, cuáles son sus metas, qué solución busca en ti, con qué marcas se identifica.

Tener identificados a tus clientes ideales, te ayudará a darle forma a tu marca, hacia dónde la quieres llevar y crear esfuerzos específicos para llegar a ellos. Al final, lo que quieres es que la persona correcta te conozca y se convierta en tu cliente.

4. Destaca tu valor diferenciador

Ya que sabes quién es tu público específico y cómo vas a comunicarlo, es necesario que siempre destaques por qué eres diferente a lo que actualmente hay en el mercado, el valor adicional por adquirir tu producto o servicio.

No se trata de gastar todo tu presupuesto para competir con las grandes marcas, lo que debes hacer es destacar tus productos o servicios, son únicos y no existe nada igual en el mercado y es tu trabajo que siempre se destaque.

Es tu tarea saber cuál es ese valor agregado, que nadie más está explotando o tiene, así que enfócate en esa cualidad o beneficio que hace a tu marca única. Dale a tu cliente ideal esa razón por la que eres mejor.

Eso sí, no solo se trata de enlistar características de tu producto o servicio. Piénsalo como el beneficio que ayudará a solucionar los problemas de tus clientes. No es lo mismo decir que tienes soporte técnico, que tu servicio al cliente es auténtico y transparente para solucionar todos tus días.

Comunica que al adquirir tu producto ahorrarás mucho tiempo en tareas diarias, no que automatiza procesos, por tan solo decir un ejemplo. Así crearás un valor más tangible para tus consumidores y entenderán la diferencia con la competencia.

5. Deja tu marca en cada cosa que hagas

Como lo dijimos en un inicio, construir una marca es un proceso largo y tarea de todos los días. Así que tu marca deberá ser visible en cada cosa que hagas, en tus productos, servicio al cliente, comunicados, hasta en el menú (en caso de que seas un restaurante).

Cualquier cosa tangible deberá tener una consistencia visual, tus tarjetas, tus empaques, tus fotografías, la página web, tus redes sociales, incluso tus redes personales en caso de que vendas tus servicios profesionales.

Con esta consistencia y con el tiempo, la gente te podrá identificar de una manera más sencilla, estarás presente siempre en sus cabezas y con el paso del tiempo, podrás ser el referente en la industria (al menos a nivel local).

Así que no importa el tamaño de tu negocio. Es primordial crear una estrategia efectiva para tu marca que te permitirá lograr una conexión única entre tus clientes y tu negocio. Algo que cuesta tiempo y esfuerzo, pero que los resultados son el sueño de cualquier empresario.

Acerca del autor: Este artículo fue escrito por Juan Rascón.

Escrito por

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.