10 Cosas que nadie te dice al comenzar tu propio Negocio

Al emprender un negocio, hay ciertos factores que normalmente no tomamos en cuenta.

De hecho, por más que nos capacitemos, jamás estaremos completamente listos para afrontar los retos que impone el mundo empresarial. Sin embargo, siempre es bueno aprender de las experiencias de otros para estar mejor preparados.

Hoy queremos compartirte 10 cosas que, generalmente, nadie nos dice acerca de iniciar un negocio, pero que es importante tener en cuenta para saber a qué nos enfrentamos.

Temas que van desde la administración e inversiones, hasta aceptar pagos a través de una tpv bancaria o portátil. Son muchas las decisiones que deberás tomar en el inicio de tu negocio… ¿Estás preparado para lidiar con todo esto?

Comenzar tu propio Negocio

1. La experiencia no es suficiente

El solo hecho de tener experiencia y abundante conocimiento sobre un tema no te califica para iniciar y dirigir tu propio negocio. Es una dura afirmación, pero alguien tenía que decírtelo, y es que dirigir un negocio no es tarea fácil. Si bien te ayudarán, los conocimientos no te darán las herramientas necesarias para triunfar por arte de magia, así que busca asesorarte con expertos de administración, finanzas y marketing.

Con su ayuda y tus conocimientos podrás establecer un plan de negocios claro, con objetivos determinados y cubriendo todos los frentes que se te presenten.

2. Las ideas no bastan

Al igual que los conocimientos, una idea no es suficiente. Si lo único que tienes es una idea, aún te falta analizar a detalle la viabilidad, verificar el capital con el que cuentas, los materiales y maquinaria que necesitas para transformar tu idea en un plan de trabajo. Este servirá como base para, ahora sí, tener un negocio en papel y listo para ser lanzado al mercado.

Es cierto que muchos emprendimientos surgen de una idea y quieren transformarla en una solución real, sin embargo, un error es pensar que tu idea es perfecta y está lista para lanzarse al mercado.

3. Un plan de trabajo es un buen comienzo

Un plan de trabajo es uno de los principales pasos que debes dar antes de comenzar tu propio negocio. Ya que este te ayudará a no quitar los ojos de la meta y mantenerte siempre apegado al plan.

Tener un plan de trabajo claro y conciso, te ayudará a descubrir vulnerabilidades de tu negocio, qué aspectos no tienes cubiertos, el área donde más te duele, así como entender por qué tus metas podrían ser rebasadas o imposibles. Descubrirás cómo influyen factores como tus fortalezas, debilidades, tus ofertas y cómo planeas crecer en el futuro. Estos son conceptos que no debes dejar atrás si planeas alcanzar el éxito.

Incluso, si logras elaborar un plan de trabajo o si alguien lo hace por ti, no te garantiza en lo más mínimo el éxito. Pues de la planeación a la ejecución hay un abismo de diferencia. Sin embargo, te ayudará a estar preparado y tener planeados acciones de contingencia en caso de ser necesaria.

Aptitudes como la autodisciplina y la motivación tomarán un rol indispensable a la hora de alcanzar este objetivo.

4. Las sorpresas llegarán

Una gran cantidad de microempresarios se enfrenta a la bancarrota debido a que no toman en cuenta los posibles imprevistos a los que se verán expuestos.

La falta de planeación, dinero y prevención son los principales puntos por los cuales las pequeñas empresas desaparecen. Ahora bien, si no quieres que tu empresa pase a la historia mucho antes de haber despegado, te recomiendo ampliamente seguir estos puntos:

  • Ahorra lo suficiente para enfrentar al menos un mes de mala racha
  • Ten más de un proveedor
  • Lleva una contabilidad estricta
  • Monitorea de cerca a tu competencia
  • Elabora estrategias comerciales para fechas especiales
  • Mantente un paso delante de tus competidores / clientes

5. Los mejores consejos vendrán siempre de otro empresario

Un banquero sólo te aconsejará desde el punto de vista del banco, un contador desde el suyo y así pasará con cada profesional. Este tipo de información fragmentada te dejará en una especie de incertidumbre en la que solo intentarás comprender cuál es el mejor punto de partida para tu negocio.

Lo mejor será escuchar a otro empresario, especialmente a aquellos de tu misma área, ya que ellos sabrán exactamente dónde te encuentras y hacia donde debes de ir. Te darán información precisa sobre contabilidad, préstamos y estado de mercado con una visión mucho más centrada que la de cualquier contador, banquero, administrador o cualquier profesional.

6. Conseguir dinero para comenzar tu propio negocio es la parte más fácil de todo

Al iniciar tu negocio, lo mejor es ocupar todo el dinero que tienes como tus ahorros o el sueldo que tengas, en caso de que sigas trabajando. Ya que es más fácil y sin presiones externas de posibles inversionistas que lo único que buscan es crecer su dinero.  Así si pides dinero, además de los gastos normales de una empresa como luz, renta, agua, Internet, sueldos, insumos y demás, también tendrás que pagar los préstamos o cumplir con metas exageradas casi imposibles de pagar.

Lo mejor es empezar con lo que tienes, establecer un plan de trabajo conciso y comenzar a cubrir las necesidades con tu producto o servicio. De esta manera el dinero llegará rápido, las ventas incrementarán y tu negocio comenzará a desarrollarse.

Una inversión, préstamo o financiamiento servirá para el futuro y si tu negocio ya está vendiendo es más fácil obtenerlos. Pero solo ve estas opciones como una oportunidad de crecimiento, y no como un respiro para que tu negocio sobreviva.

7. Focaliza tus canales de publicidad

Algo que debes tener en cuenta es que, al iniciar tu negocio, la publicidad no debe vender; lo que debes de hacer es dar a conocer tu negocio. Ahora, lo complicado es decidir a través de qué canales vas a comunicar tu llegada al mercado.

Para saber esto, es necesario que investigues a tu competencia, por dónde y qué mensaje transmiten. Este solo es el primer paso, porque también deberás conocer los hábitos y necesidades de tus posibles clientes. Para ello, es necesario que preguntes, hables directamente con ellos y entenderlos. Eso sí, nunca debes suponer lo que piensan o estarás cayendo en un error.

Cuando sepas los usos y costumbres de tu público, podrás decidir a través de qué canal vas a emitir los mensajes que te permitirán llegar al público correcto.

8. La información legal es indispensable

Antes de iniciar tu negocio, cualquiera que sea. Es mejor estar al tanto de las diversas leyes a las que te estarás sometiendo en todo momento. Ya que de esta forma no cometerás errores. Es más barato asesorarte con antelación que pagarle a un abogado para que te ayuda a resolver un problema.

9. Las opciones baratas dan resultados baratos

¿Recuerdas la famosa frase de “lo barato sale caro”? Es básicamente universal y por supuesto que aplica a los negocios. Si quieres buenos resultados, necesariamente tendrás que invertir la suma equivalente a los beneficios que quieras obtener.

Aún estás empezando y obviamente no tienes el capital o recursos humanos que necesitas para adquirir lo mejor del mercado, pero qué te parece si contratas outsourcing o gente por temporada para realizar tu producto o servicio, que tal si cierras un trabajo con un proveedor a largo plazo y así obtienes costos más accesibles.

Es complicado conseguir resultados buenos a un costo barato, pero ahí está parte del reto de emprender, sino cualquiera lo estaría haciendo.

10. Consigue un mentor

Consigue un consultor de negocios especializado en el área de tu interés. Con el fin de que te aconseje y guíe hasta que hayas aprendido y ganado suficiente experiencia para seguir adelante por ti mismo. Y por favor recuerda ser humilde, aún si parece que el experto sabe exactamente lo mismo que tú, déjalo seguir y permítete aprender. Te aseguro que valdrá la pena.

“Sé humilde y permite que te muestren cómo hacerlo, sin importar si crees saber más.”

¿No conoces o no tienes dinero para contratar a un emprendedor exitoso? No te preocupes, los consejos no siempre tienen porque ser presenciales. Muchos de las mejores enseñanzas de empresarios exitosos vienen de libros, textos o artículos. Por ejemplo, sería una muy buena idea comenzar por este valioso consejo de Ted Turner para la vida profesional que seguro te dará ese impulso que necesitas para comenzar tu negocio.

Ahora que ya tienes estas claves, solo falta poner de tu parte. Emprende con pasión, con un motivo que te impulse, que haga el bien a los demás. Haz que te vean como a un trampolín para ayudar a tu entorno y todos aquellos que se relacionen contigo.

No olvides que lo más importante es aprender de todos los errores con los que te tropieces, pero a diferencia de todos, como emprendedor deberás hacerlo a una mayor velocidad para que estés listo la próxima.

Acerca del autor: Este artículo fue escrito por Juan Rascón.


90Shares

Artículo escrito por Autor Invitado

Este articulo fue escrito por un profesional con experiencia en estrategia, marketing y negocios, que ha querido compartir sus conocimientos con la comunidad emprendedora.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.