Marketing olfativo, aromas que incitan a comprar

Pareciera que el marketing ha agotado todas las maneras posibles de hacerse un espacio en la mente del consumidor para colocar un producto, pues para donde volteamos vemos publicidad de todo tipo, alguna muy exitosa y alguna otra que sencillamente no tienen ningún tipo de impacto. Pero como todo, el marketing necesita ir evolucionando para mantenerse siempre en boga, es por esto que hoy sale a la luz el marketing olfativo, la nueva sensación en el mundo corporativo.

Es bien sabido que los recuerdos más lejanos que tenemos, pueden ser evocados por el aroma de algún lugar, comida o perfume específicos que nos remontan a ciertas épocas, así, la memoria olfativa tiene la capacidad de llevarnos a lugares que no sabíamos que conocemos. Siendo una capacidad tan maravillosa del cuerpo humano, los empresarios decidieron sacarle provecho y poner en marcha una nueva campaña publicitaria que pone a la nariz como la protagonista.

Estudios profesionales han descubierto que los olores influyen de manera inconsciente los comportamientos humanos, ya que los olores pueden llegar a relajarnos, espantarnos, excitarnos, entristecernos, etc., todo es depende de qué olor se nos presente. Esto se ha prestado para que las marcas más poderosas hayan tenido la idea de representarse ante los consumidores con un aroma específico, lo que lograría que las personas tengan una predisposición más fuerte a consumir cierta marca basándose en el aroma de la misma.

Los olores ofrecidos al cliente por medio de difusores de aroma mezclados con los otros aspectos del marketing como la iluminación, la decoración, el punto de venta entre otros, pueden lograr que nuestra marca se convierta en la favorita de una persona por su atención integral a las necesidades del cliente.

En ciudades con gran población, el marketing sensorial está teniendo gran éxito debido a que el ritmo de vida es tan acelerado que las personas no tienen mucho tiempo para detenerse a leer un anuncio o ver un video, así por medio de los aromas depositados en el ambiente acompañados de melodías pegajosas logran captar la atención flotante del comprador potencial, así, sin saberlo de bien a bien, la persona sentirá la necesidad de comprar cierto producto.

Lo importante para la nueva campaña es detectar los olores que gustan a la mayor parte de las personas para así tener un impacto más positivo en las campañas, pues hay ciertos aromas con los que todos podemos identificarnos, como el del pan o el del café.

marketing olfativo


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.